Ir a contenido

EL TABLERO CATALÁN

Torra inicia la recuperación de leyes suspendidas sin voluntad de choque

El Ejecutivo catalán comenzará tramitando las normas de perfil social cercenadas por el TC

Las leyes de comercio probablemente no se reharán y la creación de impuestos irá en una fase posterior

Fidel Masreal

El ’president’ Quim Torra visita la Cooperativa Agrícola de Batea (Tarragona)

El ’president’ Quim Torra visita la Cooperativa Agrícola de Batea (Tarragona) / ACN / JORDI MARSAL

Sin precipitaciones ni ánimo rupturista. Así se plantea el Govern cumplir el mandato del Parlament -fruto de un texto de la CUP retocado por Junts per Catalunya- y que daba exactamente seis meses al Ejecutivo independentista de Quim Torra para presentar los "proyectos de ley o norma adecuada" para recuperar 13 leyes y un decreto suspendidos por el Tribunal Constitucional a instancias del Gobierno del PP. Los seis meses vencen este sábado.

En octubre, Torra prometió aprobarlas en diciembre. Finalmente, llevará al Consell Executiu del próximo martes una memoria preliminar para iniciar la recuperación de algunas de estas leyes. En concreto, las de perfil más social, según fuentes del Govern. Algunas, en cambio, según admiten en Palau, no podrán lograr nunca ser constitucionales si el Estado no deja de tener competencias básicas y, por tanto, probablemente no irán en el paquete anunciado por el 'president'. Son las de comercio y la de grandes superficies comerciales.

Así pues, la intención polítcia del Ejecutivo catalán es la de lanzar un mensaje de firmeza pero con mano tendida al Gobierno del PSOE para seguir negociando algunas de estas normas, tal como ha sucedido en dos casos: la de vivenda y pobreza energética (24/2015) fruto de una iniciativa legislativa popular, y la de la universalización de la sanidad, que recupera este concepto tras los recortes aplicados por el Gobierno de Mariano Rajoy a esta prestación básica.

Las fuentes consultadas admiten que sí ha habido diálogo con Madrid respecto al paquete de leyes congeladas parcialmente por el Constitucional. Pero este diálogo no ha dado frutos, alegan. Así, las primeras leyes que se llevarán al Parlament serán la de la Agència de Protecció Social, -sobre la que el TC ha levantado la suspensión salvo en un artículo- y la de igualdad entre hombres y mujeres, respecto a la cual el Constitucional ha sentenciado en contra de cuatro artículos. También podría entrar en este primer bloque la ley contra el cambio climático, porque el Govern confía en poder redactar de otra manera la parte suspendida por el TC.

Los cálculos del Govern son los de tener aprobadas estas reformulaciones de las leyes en dos meses en el Parlament. La voluntad es constructiva: lograr una interpretación positiva del Gobierno del PSOE y del alto tribunal al nuevo redactado, como ha pasado con la ley de pobreza energética y vivienda, en la que ambas administraciones han acordado que el nuevo texto encaja en el marco legal.

Los impuestos

Para una segunda fase quedarán las leyes sobre impuestos, como la de los activos no productivos de personas jurídicas, porque en el Ejecutivo catalán alegan que habrá que hilar más fino. En cambio, en otros casos, como las normas del libro IV y VI del Código Civil catalán, probablemente no se reformulará la ley confiando en que finalmente el Constitucional de la razón a la Generalitat.

De hecho, en el Govern esperan que el cambio de Gobierno en España conlleve una visión más conciliadora de los litigios que siguen en el TC, y recuerdan que el alto tribunal solo ha considerado inconstitucional dos aspectos de dos artículos de la ley de ciberseguridad de Catalunya, que el Ejecutivo de Rajoy pidió suspender integramente.

Se trata en definitiva de recuperar leyes con un texto que haga posible una interpretación favorable del Estado pero sin renunciar a su contenido. Volverlas a presentar sin cambios sería, admiten en el Govern, condenarlas al fracaso.