19 sep 2020

Ir a contenido

EXLÍDER DE IZQUIERDA UNIDA

Llamazares recrimina a Garzón sus "fracasos electorales" y se postula como candidato de IU Asturias

El líder de Izquierda Abierta asegura estar "disponible" para ser el candidato de la formación a las elecciones autonómicas del 2019

Acusa al coordinador federal de IU de mentir para tapar los resultados de la confluencia con Podemos y la caída de Adelante Andalucía

Miguel Ángel Rodríguez

Llamazares recrimina a Garzón sus "fracasos electorales" y se postula como candidato de IU Asturias

El líder de Izquierda Abierta (IzAb), Gaspar Llamazares, ha acusado, a través de un comunicado, al coordinador federal de IUAlberto Garzón, de "mentir" con el único objetivo de ocultar que la confluencia con Podemos "solo acumula fracasos electorales y deudas económicas", así como "el fracaso electoral de Adelante Andalucía". Además, Llamazares ha anunciado que está "disponible" para ser el candidato de IU en Asturias en los comicios autonómicos, una proposición de la que ya ha informado a Garzón. 

Llamazares ha acompañado su propuesta de ser candidato autonómico por IU en Asturias con una advertencia clara a Garzón: si "quiebra IU de Asturias está dando en bandeja la mayoría a la derecha para que gobierne como no lo ha hecho nunca". Pese a dar un paso adelante para liderar las listas de IU en el principado, Llamazares ha asegurado que en el caso de que los afiliados decidan que sea otro el candidato, no se rasgará las vestiduras

Tras presentar su dimisión de los cargos federales de IU el pasado lunes, Llamazares también ha recriminado al partido del que fue coordinador general que "sobreactue" en su acusación de "deslealtad". En un comunicado, señala que los audios que difundieron la semana pasada fuentes de IU, grabados durante una reunión de la cúpula de Actúa en mayo y en los que Llamazares admitía su "disponibilidad" para encabezar la lista a las elecciones europeas del 2019, no revelan nada que no se supiera ya sobre su relación con el proyecto político Actúa. 

El político asturiano ha respondido así a los mensajes difundido por Garzón en Twitter, tras su dimisión, en los que le acusaba de "dimitir en diferido" y de "bajar a menudo a Madrid para atacar a IU en los medios y para montar un partido con el que competir".

Llamazares, a través de su cuenta de Twitter, ha calificado de "osadía" las afirmaciones de Garzón sobre su pertenencia al partido. "Una cosa es IU y otra la política de la actual dirección", ha señalado el excoordinador general del partido antes de achacarle a la cúpula de Izquierda Unida que no "tolere la pluralidad y las diferencias".  

La afirmación de Alberto de que hace tiempo que no pertenezco a IU, dicho por un recién llegado, no deja de ser una osadía. Una cosa es IU y otra la política de la actual dirección. El problema es que la dirección no tolera la pluralidad y las diferencias.

Llamazares, en declaraciones a La Sexta, ha criticado el camino escogido por Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y Garzón respecto al conflicto catalán, acusándoles de estar "más del lado de los independentistas que de los autonomistas y federalistas". La política de "gestos y radicalismos" que, en su opinión, practica Podemos está muy alejada de su visión, más cercana al "autogobierno" y al "federalismo" que a "la autodeterminación". 

IzAb como "excusa"

"La dirección actual de IU no va a convertir a Gaspar Llamazares y a Izquierda Abierta en la excusa que desvíe la atención a su acumulación de fracasos", sentencian en el comunicado. A través de esa nota, Llamazares también recuerda que tanto él como IzAb han mantenido "siempre" una "posición crítica sobre al forma de confluencia y disolución de IU en Podemos". Un hecho que, a su parecer, intenta ocultar la dirección del partido: "Se sobreactúa mientras se elude el debate político de la disolución en Podemos, el deshaucio de IU y la limpieza de los discrepantes". 

"La laminación de la pluralidad y la discrepancia ha sido la tónica dominante de la etapa Garzón", continua Izquierda Abierta a través del comunicado que carga contra la figura del coordinado federal. Una acusación que viene acompañada de reproches dirigidos la dirección estatal como no permitir a los dirigentes de IzAb contribuir al trabajo de IU o "despreciar" sus posiciones e "insultarles".