PP y Ciudadanos pactan las 20 medidas para los primeros 100 días de su Gobierno

El acuerdo gira entorno a la regeneración democrática, bajada de impuestos y despolitización de la administración

Ambas formaciones empiezan ahora a negociar el reparto de competencias

Juanma Moreno en el debate a cuatro de RTVE.

Juanma Moreno en el debate a cuatro de RTVE. / RTVE

4
Se lee en minutos
Julia Camacho

“El PSOE se irá a la oposición”. Con estas palabras, el líder de Ciudadanos en Andalucía Juan Marín dejaba claro que el acuerdo global con el PP para un cambio de gobierno en la región está cada vez más cerca. Ambos partidos han consensuado ya un documento con entre 80 y 90 medidas que orientará la acción del gobierno durante la legislatura. Entre ellas, los 20 puntos que se llevarán a cabo en los primeros cien días del ejecutivo y que coincide con las propuestas estrellas de sus campañas electorales: bajada de impuestos, despolitización de la administración pública y medidas de regeneración democrática.

Tanto Marín como el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, comparecieron por separado para anunciar el paso adelante “aunque no definitivo”. Según desvelaron, esas primeras medidas dan contenido a las primeras 15 reuniones del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, e incluyen un paquete de leyes para la regeneración democrática, con la eliminación de los aforamientos en los primeros meses del nuevo ejecutivo, así como la creación de una ley de protección del denunciante y de una oficina contra el fraude y la corrupción política, así como la apertura de una comisión de investigación parlamentaria sobre la extinta Fundación Andaluza para el Empleo (FAFFE), en la picota tras desvelarse las irregularidades en la justificación de subvenciones o el uso de tarjetas opacas por parte de sus directivos en prostíbulos.

El escollo de la regeneración

Precisamente este paquete de regeneración democrática fue el obstáculo que retrasó el consenso, como reconoció Marín. “Era lo que le pedíamos al PSOE y no podíamos no pedirlo ahora”, dijo. De hecho, tanto la eliminación de los aforamientos como la oficina de lucha contra el fraude eran aspectos incluidos en su acuerdo con los socialistas la pasada legislatura, pero no se llegaron a ejecutar.

Junto a esas medidas, el acuerdo también incluye una ley de despolitización de la administración pública, un plan de choque “inmediato” para la mejora de la sanidad; programas de refuerzo educativo; la bajada del IRPF; la supresión completa del impuesto de sucesiones y la ampliación de la tarifa plana para autónomos y emprendedores. “Nos comprometimos con los andaluces al cambio de gobierno y a acabar con la corrupción política”, dijo el líder de Ciudadanos, para quien el acuerdo cerrado supone “una prueba evidente de que siempre cumplimos con lo que decimos”.

"Foto de la vergüenza"

Tras cerrar la hoja de ruta, llega el momento de empezar a negociar la composición de la Mesa del Parlamento andaluz y la del Ejecutivo. “Entramos en una fase nueva y decisiva para abrir la puerta definitivamente al cambio en Andalucía y estoy convencido de que vamos por el buen camino”, apuntó Juan Manuel Moreno. Se da por hecho que el líder del PP ostentará la presidencia de la Junta y Marín una vicepresidencia, mientras que sobre la formación naranja también recaerá la presidencia de la Cámara regional. La intención de los populares es que este capítulo se resuelva cuanto antes, pero Ciudadanos sigue poniendo el temporizador. “Los tiempos de negociación son los que son”, dijo Marín, que sigue defendiendo que primero se cierre la mesa del Parlamento.

En este sentido, Marín se avino por vez primera a negociar con todas las fuerzas parlamentarias, incluido Vox, el reparto de esos siete puestos. Así, indicó que su intención es priorizar al PP y, ya con este acuerdo cerrado, hablar con el resto de formaciones para que haya “pluralidad” y que todos “tengan representación”, lo que no quiere decir que tengan voto. “Hay muchas combinaciones y fórmulas posibles”, apuntó. En frente, el PSOE andaluz aseguró que Ciudadanos tendrá que hacerse "la foto de la vergüenza" con Vox, ya que el apoyo de la ultraderecha no solo será necesario para sacar adelante el acuerdo de investidura, sino que "día a día tendrán lo necesitarán para llevar adelante sus políticas".

Noticias relacionadas

Vox condiciona su apoyo al cambio

A los pocos minutos de conocerse el acuerdo firme entre PP y Ciudadanos, Vox emitía un comunicado en el que <strong>condicionaba su apoyo al gobierno del cambio a la aprobación de sus medidas</strong> y reprochaba que de concretarse el “empeño de Ciudadanos de contar con el PSOE en esta nueva etapa” y la “sumisión del PP” a esta pretensión, “en ningún caso contará con los votos de los diputados de VOX en el Parlamento andaluz”.

El PSOE ha vuelto a advertir al PP y a Ciudadanos de que necesitarán los escaños de Vox, no sólo para la investidura y para la Mesa del Parlamento, "sino que día a día tendrán que necesitar de Vox para llevar adelante sus políticas", por lo que "se van a tener que hacer la foto de la vergüenza", según el coordinador de la Interparlamentaria del PSOE de Andalucía, Antonio Pradas.

Temas

Andalucía