Ir a contenido

PACIFICACIÓN DE EUSKADI

Interior ya ha autorizado 17 traslados de presos de ETA y dos del GRAPO

Instituciones Penitenciarias acerca al País Vasco a 4 etarras que no tienen delitos de sangre y aceptan la legalidad

Europa Press

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. / FERNANDO ALVARADO (EFE)

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha autorizado este jueves el acercamiento al País Vasco de otros cuatro presos de ETA. Se trata de Olga Comes Arambillet, Jesús Guinea Sagasti, Aurken Sola Campillo e Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón. Con estos cuatro, son ya 17 los etarras trasladados por decisión del Ministerio del Interior, además de dos miembros del GRAPO.

Según el organismo dependiente del Ministerio del Interior, los cuatro presos --que no tienen delitos de sangre-- han aceptado la legalidad penitenciaria, por lo que las juntas de tratamiento han propuesto el acercamiento al País Vasco atendiendo a su vinculación familiar.

Olga Comes Arambillet será trasladada del centro penitenciario de León al de Asturias. Ingresó en prisión el 4 de diciembre del 2012 y cumple una condena de nueve años, un mes y 15 días por depósito de armas y municiones en relación con banda armada. Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en octubre del 2019 y la junta de tratamiento ha propuesto su traslado a un centro próximo a su entorno familiar.

Jesús Guinea Sagasti pasará de la cárcel de Almería a la de León. Ingresó en prisión el 7 de abril del 2010 y cumple una condena de 12 años por depósito de armas y desórdenes públicos. Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en abril de 2019.

Acercamiento a Burgos 

El tercer etarra es Aurken Sola Campillo, que será acercado a Burgos desde su actual prisión, la de Algeciras. Ingresó en prisión el 1 de noviembre de 2008 y cumple una condena de 20 años por depósito de armas, tenencia de explosivos y colaboración con banda armada. Cumplirá las tres cuartas partes de condena en octubre del 2023.

La última beneficiada con el acercamiento es Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, que deja la cárcel de Almería para pasar a la de Asturias. Ingresó en prisión el 28 de octubre de 2010 y cumple una condena de 20 años por depósito de armas y municiones, colaboración con banda armada y falsificación de documento oficial. Cumplirá las tres cuartas partes de la pena en enero de 2025.

El Ministerio del Interior bajo la dirección de Fernando Grande-Marlaska ha aprobado en cuatro meses una quincena de traslados de presos de ETA y dos para miembros del GRAPO dentro de su nueva política de acercamientos "aislados" para aquellos internos que acepten la legislación penitenciaria, hayan cumplido gran parte de su condena y no tengan delitos de sangre.

El pasado 13 de diciembre, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, pidió en el Congreso "el mismo respeto" para la política de traslados del Gobierno que la que se tuvo con Ejecutivos anteriores. Ciudadanos y PP censuraron los acercamientos de etarras, ligándolo a las "hipotecas" del Gobierno de Pedro Sánchez para ganar la moción de censura.

Información a las víctimas

Tanto Grande-Marlaska como Ángel Luis Ortiz defienden que estos traslados se acuerdan cumpliendo la legislación penitenciaria y una vez que son informadas las víctimas de los terroristas.

El primer traslado se comunicó por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias el pasado 13 de septiembre, cuando se autorizó que Kepa Arronategi pasara de la cárcel de Almería a la de Zuera (Zaragoza). Este etarra fue condenado a más de 158 años por, entre otros delitos, participar en el intento de asesinato del Rey Juan Carlos en el Guggenheim de Bilbao en octubre de 1997, en el que falleció asesinado un ertzaina.

Con el cambio de Gobierno y la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa, en verano se autorizó el traslado a Basauri (Vizcaya) de Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo, aunque cumpliendo con lo aprobado por Instituciones Penitenciarias cuando gobernaba Mariano Rajoy -- de ahí que no se contabilice en los 17 aprobados con Grande-Marlaska en Interior--.

Entre los dos GRAPO acercados figura Fernando Silva Sande, quien colabora con los investigadores ofreciendo pistas sobre el lugar donde se encuentra el cadáver del empresario aragonés Publio Cordón. Ingresó el 6 de octubre de 2005 y cumple una condena de 30 años por asesinatos, homicidios, atentados, robos, detención ilegal y estragos. Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en enero de 2021. Fue acercado a Teixeiro (A Coruña) por vínculos familiares.