Ir a contenido

CITA MINISTERIAL EN CATALUNYA

Barcelona acoge su segundo Consejo de Ministros desde 1976

La reunión se ha celebrado fuera de Madrid 13 veces en democracia y 16 desde que murió el dictador

Todos los presidentes del Gobierno, salvo Mariano Rajoy, lo sacaron de la capital al menos una vez

Miriam Ruiz Castro

Consejo de Ministros de Pedro Sánchez, el 6 de julio del 2018

Consejo de Ministros de Pedro Sánchez, el 6 de julio del 2018 / EFE / BALLESTEROS

En febrero de 1976, y presidida por Juan Carlos I, se celebró la última reunión de un Consejo de Ministros en Catalunya. Hasta ahora. Pedro Sánchez traslada este viernes el encuentro semanal de su Gabinete a Barcelona para "demostrar el compromiso del Gobierno con los catalanes". Es la segunda parada de una "gira" que el Ejecutivo ha diseñado para llevar las deliberaciones del Consejo de Ministros fuera de Madrid. Antes de él, lo hicieron todos los presidentes al menos una vez excepto su antecesor, Mariano Rajoy.

La última vez que el Consejo de ministros se fue de gira, el maestro de ceremonias era otro socialista, José Luis Rodríguez Zapatero. En marzo de 2010 convocó a sus ministros en Sevilla, la misma ciudad que elegía Sánchez para celebrar su primer cónclave de Gobierno fuera de La Moncloa. Sevilla es la ciudad en que más veces se ha celebrado un Consejo de Ministros -con permiso de Madrid-, desde la muerte del dictador: ha albergado tres de las 16 reuniones fuera "de casa".

Entre las ciudades más visitadas también están A Coruña, Palma de Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria, con dos consejos de ministros cada una, posición que compartirán a partir de este viernes con Barcelona. La Ciudad Condal albergó el primer Consejo de Ministros tras la proclamación del monarca, y el primero que se celebraba fuera de Madrid sin Franco, que fue asiduo a reunir a su gabinete en Barcelona. El Rey destacó "la importancia que hay que dar a todas las regiones" de España y el Gobierno acordó crear una comisión para el estudio de un "régimen especial para las provincias catalanas".

Se estrena Felipe González

Juan Carlos I presidió dos meses más tarde otra reunión de gobierno en Sevilla, y poco después, con Adolfo Suárez ya como presidente, otra en A Coruña. La primera 'excursión' del Gabinete tras la promulgación de la Constitución la protagonizó Felipe González, que en agosto de 1983 lo reunió en Palma de Mallorca bajo la presidencia del monarca, que pasaba unos días de vacaciones en Marivent.

González no volvería a llevar la reunión fuera de Madrid hasta 1992, también en agosto, en un cónclave extraordinario que también presidió el Rey y que se celebró en Huelva para celebrar los 500 años de la partida de Colón.

José María Aznar se llevó el Consejo de Ministros a Las Palmas en 1996, meses después de que Coalición Canaria (CC) hubiera votado a favor de su investidura. Fue una promesa electoral. Era el primer Consejo de Ministros fuera de Madrid sin la presidencia del Rey y con carácter decisorio y no solo deliberante, una experiencia que se repitió un año después en Santa Cruz de Tenerife.

Querencia gallega del PP 

Aznar celebró otros dos Consejos de Ministros fuera de Madrid, ambos en Galicia, donde los 'populares' tenían hegemonía. El primero, en Santiago de Compostela en 1999, presidido por el Rey y con carácter deliberante para conmemorar el año Xacobeo, y el segundo en el 2003, en A Coruña, para abordar el Plan Galicia tras la catástrofe del Prestige.

Zapatero se convirtió en el presidente más asiduo a viajar los viernes: lo hizo cinco veces y todas sus reuniones fueron decisorias. León en el 2004, Mérida en el 2005, Palma de Mallorca y Las Palmas en el 2009, y el último en Sevilla en el 2010. Todas las regiones escogidas estaban gobernadas por socialistas salvo Canarias, cuya visita fue fruto de una promesa a su presidente, de Coalición Canaria.

Andalucía, la más visitada

Mariano Rajoy fue el único presidente que no llevó a sus ministros a deliberar o acordar fuera de la capital en los siete años que habitó La Moncloa. El presidente del PP interrumpió unas 'giras' por la geografía española que han beneficiado especialmente a Andalucía, anfitriona de hasta cuatro reuniones: además de Suárez en 1976, la visitaron los tres presidentes socialistas.

Los Consejos de Ministros de Sánchez en Sevilla y Barcelona han suscitado hasta ocho preguntas de la oposición para conocer los costes del dispositivo. Tampoco esto es nuevo. En el 2003, un diputado del BNG preguntó a Aznar cuánto había costado llevar la reunión del gabinete hasta Galicia.

La respuesta del Ejecutivo fue negar el gasto público, pero informó de que se habían desplazado hasta A Coruña 38 funcionarios de la Unidad de Intervención Policial y se había cortado al tránsito la plaza donde los ministros se reunían. El objetivo fue evitar una manifestación que se convirtió en protesta silenciosa: el Prestige acababa de teñir de negro la región y la visita del Gobierno llenó la ciudad de banderas de "Nunca Mais".