Ir a contenido

OPERACION KITCHEN

La dirección del PP actuará contra Fernández Díaz y Cosidó si hay certezas

Casado dice que tomará medidas ante conductas "no ejemplares", pero que no tiene constatación de que haya pasado lo que se publica

Europa Press

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó 

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó  / JUAN MANUEL PRATS

Miembros de la dirección nacional del PP han conversado con el exministro Jorge Fernández Díaz y el exdirector general de la Policía Ignacio Cosidó, actuales parlamentarios del Grupo Popular, sobre su posible vinculación con la 'operación Kitchen', pero se han desvinculado de la misma. Ante las revelaciones que se van publicando, el PP de Pablo Casado actuará si hay "evidencias" y "certezas" de espionaje o supuesto uso de las instituciones, han señalado fuentes de la formación.

Se denomina 'operación Kitchen' al operativo policial que investiga la Audiencia Nacional y que se habría puesto en marcha en 2013 financiado con fondos reservados para robar documentación sensible al extesorero Luis Bárcenas y que él se habría llevado cuando fue despedido del partido.

Este lunes, en una conferencia-coloquio organizada por el Club Siglo XXI, Casado ha asegurado que actuará "en consecuencia" si hay conductas "no ejemplares" de algún miembro de su formación. Eso sí, ha señalado que para tomar medidas esa actitud debe ser "contrastada por una investigación judicial".

"Con todo respeto a las informaciones aparecidas, no tengo la constatación de qué es lo que ha pasado de lo que se va publicando", ha declarado Casado al ser preguntado si pone la mano en el fuego por la anterior cúpula del PP en el Ministerio del Interior tras las revelaciones que ha publicado 'El Mundo' relativas al robo de la agenda digital de Bárcenas por parte de la Policía y que contenía datos personales entre 2009 y 2013.

Encuentros comprometedores

Según este diario, el extesorero habría reflejado en ella todos sus encuentros desde meses antes de su primera imputación en el caso Gürtel. En esas reuniones, se habría visto con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y con otros cargos del partido como Jesús Sepúlveda, Álvaro Lapuerta, Javier Arenas, Francisco Álvarez Cascos o Ana Mato.

Casado ha dejado claro que defiende un proyecto "regenerador" en el PP, en el que "no caben conductas irregulares". Por eso, ha recalcado que actuará "en consecuencia" ante "cualquier actitud que no sea ejemplar" y que haya "protagonizado un miembro del partido".

Ante este goteo de informaciones, miembros de la dirección del PP se han puesto en contacto con Fernández Díaz y Cosidó para preguntarles por la 'operación Kitchen', pero han negado su relación con ese caso.

En esta tesitura, fuentes de 'Génova' ya anticipan que si hay alguna "certeza" o "evidencia" que pueda implicarles en esa operación, --basta con que sea una grabación, aunque no haya un paso judicial-- estarán en la calle al día siguiente.

Negativas rotundas 

Cosidó, actual portavoz del PP en el Senado, ha negado estar al tanto de las informaciones que se están publicando y mantiene que no participó. Es más, ha subrayado que era "ajeno" a la gestión que se hacía desde el Ministerio del Interior de los fondos reservados y del supuesto uso de este dinero para pagar al que fuera chófer de Bárcenas por hacer de confidente policial.

El portavoz parlamentario ha rechazado además siempre que se la ha preguntado haber mantenido contacto con el ex comisario de la Policía José Manuel Villarejo y ha reiterado su confianza en que se esclarezcan los hechos a través de los varios procesos judiciales abiertos. Ignacio Cosidó reclama que se eviten los "prejuicios" y los "juicios paralelos".

Por su parte, el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha asegurado que no tiene "la más mínima preocupación" por el supuesto uso de fondos reservados del Ministerio para recuperar documentos de Bárcens porque él no los gestionaba, sino que eran otras personas del Departamento en las que, según ha dicho, tiene "plena confianza".