Ir a contenido

LA CARRERA A LA MONCLOA

Iglesias afronta desde este sábado sin rival el proceso de primarias

Abierto hasta el día 21 el plazo para votar al aspirante morado a la presidencia del Gobierno

Presenta una lista de afines en tiempos de turbulencia sin anticapitalistas ni errejonistas

Miguel Ángel Rodríguez

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la tribuna del Congreso de los Diputados

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la tribuna del Congreso de los Diputados / DAVID CASTRO

La urgencia y las prisas ante un posible adelanto electoral pusieron en marcha la maquinaria de Podemos para ungir a su aspirante a la Moncloa, puesto que no querían que una decisión rápida del Gobierno les pillara "desprevenidos". Este sábado, tres semanas después de la decisión de celebrar unas primarias cara a las elecciones generales, comienza el plazo para que los inscritos en la organización morada puedan votar a los candidatos que ocuparán las listas al Congreso y al Senado. La elección del cabeza de la candidatura será sencilla. Pablo Iglesias, que se presenta con un equipo conformado por compañeros afines, ha sido el único que ha logrado los avales necesarios.

El secretario general podemista, que desde un principio anunció que volvería a postularse a la presidencia del Gobierno, veía en las últimas semanas cómo la lista de candidatos para arrebatarle en la práctica el liderazgo iba creciendo. Los competidores de Iglesias llegaban hasta los 89. Sin embargo, ninguno de ellos ha logrado superar los duros requisitos que se impusieron para continuar en el proceso. Esta situación convierte a Iglesias en un ganador de facto que tan solo tendrá que esperar hasta el 21 de diciembre para certificar su victoria.

Este triunfo a buen seguro reforzará el liderazgo de Iglesias en un momento en el que Podemos hace frente a varias crisis. Los desastrosos resultados de Adelante Andalucía, confluencia formada por Podemos e IU, que perdió tres diputados respecto a la anterior legislatura, hizo crecer el desasosiego dentro de la formación morada ante futuras elecciones. Además, la "alerta antifascista" que lanzó Iglesias tras la irrupción de Vox en Andalucía y conocer el cuarto puesto de Teresa Rodríguez en el Parlamento andaluz tampoco ha gustado en algunos sectores del partido. Y en otros territorios existen problemas e incluso enfrentamientos entre distintos sectores de la formación morada en los tribunales.

A esta situación que viven los morados hay que sumarle la parálisis de un pacto presupuestario "arrancado" al PSOE. Tan solo un cambio radical en la actitud de ERC y PDECat permitiría la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, algo que el propio Iglesias ve "difícil". La amalgama de obstáculos que se está encontrado la organización hace necesaria una reestructuración del equipo que concurrirá a las próximas elecciones generales.

Una lista de "unidad"

El líder de Podemos se ha presentado a las primarias con su propia lista -'Sí se puede'-, a la que tan solo le hacen frente dos candidaturas más con ausencia de figuras reconocibles. La propuesta de Iglesias pretendía inicialmente aglutinar a todos los sectores que conviven dentro de la formación. Sin embargo, el resultado final no ha sido ese. El equipo que ha planteado Iglesias para que le acompañe al Congreso de los Diputados en la próxima legislatura está compuesto, sobre todo, por personas afines a él y, tan solo 24 de los 46 diputados actuales que tiene Podemos -sin contar a los de sus socios de confluencia de IU, En ComúEn Marea y Equo- optan a revalidar su puesto. 

De su candidatura desaparecen los anticapitalistas. La corriente liderada por Rodríguez y Miguel Urban decidió no presentarse a las primarias por tratarse de un proceso que, en su opinión, "no tienen ningún sentido, ni en fondo ni en forma, salvo reproducir el control burocrático del aparato", según explicaron en un comunicado. La intención de los anticapitalistas era presentar su propia lista. Sin embargo, la celeridad con la que se han celebrado las primarias se lo ha impedido.

Las personas afines a Íñigo Errejón también están ausentes de la lista propuesta por el secretario general de Podemos. Desde que el cofundador del partido perdiera en el congreso de Vistalegre II contra Iglesias y aceptara comandar el proyecto morado en la Comunidad de Madrid, los errejonistas han ido abandonando el espacio nacional para centrarse en la Asamblea madrileña. Un ejemplo es la diputada Tania Sánchez, que acudirá a las elecciones autonómicas como número dos de Errejón.

Nuevas incorporaciones

Errejón no es la única figura mediática que no aspirará a conservar su sillón en el Congreso. La cofundadora del partido Carolina Bescansa tampoco optará a la reeleción tras perder en las primarias de Podemos Galicia ante el candidato pablista y diputado de En Marea, Antón Reino. Distinto será el futuro del diputado Pablo Bustinduy, que en mayo encabezará la candidatura de Podemos a las elecciones europeas.

Para cubrir estos huecos, Iglesias ha escogido a algunas de las figuras más relevantes dentro del partido. Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, podría ser, tras las primarias, quien encabezara las listas al Congreso por Aragón. "Aún no hemos llegado a la meta", asegura Echenique para defender su candidatura a la Cámara baja. También se suma al proyecto de Iglesias Fran Casamayor, adjunto de Echenique en la Secretaría de Organización.

En el equipo planteado por Iglesias también hay caras que repiten, como la portavoz en el Congreso, Irene Montero (Madrid); o su portavoz adjunta, Ione Belarra (Navarra). Así como el secretario de Comunicación, Juanma del Olmo (Valladolid); la secretaria de Acción Institucional, Gloria Elizo (Madrid); el secretario de Sociedad Civil, Rafael Mayoral (Madrid); la secretaria de Participación, Noelia Vera (Cádiz), y la secretaría de Igualdad, Feminismos y LGTBI, Sofía Fernández Castañón (Asturias).