Ir a contenido

LA MATANZA DE BARCELONA Y CAMBRILS

Los terroristas del 17-A planearon lanzar granadas en Figueres

Mohamed Hichamy dejó en el móvil de Younes Abouyaoub un mensaje sobre un posible ataque en la ciudad gerundense

El autor de la matanza en la Rambla viajó a Tánger y fotografió el sistema de ventilación de un gran centro comercial

J. G. Albalat Juan José Fernández Luis Rendueles

A la izquierda, Younes Abouyaqoub, en el aeropuerto de Tánger. A la derecha, extractor del aire acondicionado de un centro comercial de esa ciudad marroquí (imágenes de la tarjeta de memoria del terrorista).

A la izquierda, Younes Abouyaqoub, en el aeropuerto de Tánger. A la derecha, extractor del aire acondicionado de un centro comercial de esa ciudad marroquí (imágenes de la tarjeta de memoria del terrorista). / EL PERIÓDICO

Mohamed Hichamy, miembro de la célula yihadista de Ripoll abatido por los Mossos en Cambrils, y Younes Abouyaqoub, autor material de la matanza del 17-A en la Rambla de Barcelona, hablaron por teléfono de atentar alguna vez en Figueres

En una nota de voz que le dejó Hichamy a su amigo el 25 de octubre del 2015, le dijo: "Bien hallado Younes, ahora tendrás el culo apretado, contento... (risas) contento, ¿no? Estarás diciendo '¿dónde estás, Figueres?... ¿Dónde estás, Figueres?... ¿Dónde estás, Figueres?', pero la hija de puta de Figueres... eh.... Cuando compres el BMW sacarás granadas y empezarás a tirarlas por las calles. Da igual quien cae, da igual quien mate, da igual quien no muera, vas ir hasta aquella Rambla, en esos putos bares... (risas) y con los skís (sic) en tus pies los vas a pisotear y tirando granadas. Es una paranoia. (…)  Venga, fins ara (hasta ahora), rais (jefe)".

La transcripción es de los Mossos d'Esquadra. La Rambla de la localidad del Alt Empordà es el corazón comercial y hostelero de la ciudad. Este mensaje grabado es una de las revelaciones que obtuvo el pasado junio la policía catalana analizando el contenido de una tarjeta de memoria telefónica de Abouyaqoub, el más sanguinario de los terroristas de Ripoll.

Se trata de una tarjeta micro SD de 32 gigabytes incautada por los Mossos en el piso que los hermanos Younes y El Houssaine Abouyaqoub habitaban en la calle Santa Magdalena de la población del Baix Camp. Entre cientos de indicios obtenidos en diversos registros, los Mossos clasificaron esta tarjeta como 'IT98' (Informe Tecnológico 98), las siglas con las que aparece consignada en el sumario de los atentados de Barcelona y Cambrils.

Viaje a Tánger

La misma tarjeta contiene pistas de otro objetivo que pudo evaluar Abouyaqoub. En una carpeta de fotos borradas y recuperadas, los Mossos encontraron dos imágenes de Younes en la terminal de llegadas del aeropuerto Ibn Batuta de Tánger, en Marruecos. No se sabe la fecha del viaje.

En la misma secuencia, hay fotos de la fachada y de una maqueta del Tánger City Mall, gran centro comercial frecuentado mayoritariamente por clientela extranjera. Esas mismas fotos se completan con una colección de media docena de instantáneas de toberas y bocas de extracción del sistema de ventilación del edificio. Los Mossos dicen en su informe desconocer "el motivo de hacerlas".

Biografía de un fanático

Cualquier tarjeta telefónica conservada largo tiempo reúne un completo retrato biográfico de su usuario. Y esta la usó Younes durante 13 años en sucesivos móviles, desde el 2004 hasta el 2017.

En las conclusiones de un informe elevado en junio pasado al juez instructor de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, los Mossos sostienen: "Se observa cómo su contenido aparenta normalidad para una persona de su edad, hasta iniciarse el año 2015, en que se empieza a notar una deriva hacia la religión más constante y repetitiva".

Los investigadores explican que "se infiere así un proceso de cambio personal con un creciente grado de

"Somos los que anhelan el martirio [...] Preparamos coches bomba", cantaba Younes en un vídeo en el que se grabó

implicación e interés por la temática islámica (búsquedas de qué es 'haram' –prohibido- o no lo es, cuántas veces y cómo hay que orar...) como también por la Yihad con referencias a Estado Islámico (EI) y al Califato a partir del segundo semestre del 2015". Sería ese el momento en el que Abdelbaky Es Saty, entonces imán de la mezquita Annour de Ripoll, habría fanatizado a Younes, que entonces tenía 19 años.

El pensamiento integrista que ya tenía el joven aflora en todo tipo de fotos y audios entre los 10.000 que guardó en su móvil en sus últimos tres años de vida.

El 26 de mayo del 2017, ya fanatizado, Abouyaqoub se grabó un vídeo en una nave industrial cantando en árabe: "Somos los que anhelan el martirio / No retrocedemos en nuestros pasos / Nos adelantamos hacia la muerte con satisfacción / Preparamos coches bomba / Y con ellos destruimos a los tiranos...".

Rezos en Torredembarra

Entre los mensajes grabados sobresale uno de un grupo de WhatsApp que invita a acudir a unas jornadas religiosas en Reus y Torredembarra a las que irán "jeques de Kuwait, Bélgica, Holanda y Arabia Saudí, donde se aprenden muchas cosas, que hay alojamiento gratis y carpas donde venden libros religiosos, ropa musulmana…", dice el informe de los Mossos.

Diversos audios de la carpeta son himnos del EI con contenidos como "violentadlos y coged el botín", "llegó la hora de la respuesta y la venganza" o "el martirio es la mejor recompensa".

Abouyaqoub guardaba, además, numerosas suras del Corán como esta: "Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro". O esta otra, que aparece también en un audio: "Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene". También pantallazos de wasaps. Entre ellos, uno el que se lee: "Subhannallah, dile que no me estoy volviendo fanático, estoy cumpliendo con la palabra de Allah ajawazaaal!".

La tarjeta contiene fotos del saudí Yasser Al Dosari, uno de los más famosos recitadores del Corán, imán de la mezquita Dakhil de Ryad y profesor de Corán de las fuerzas armadas de Arabia SaudíY guarda portadas de libros salafistas (corriente de predicación y combate) y pantallazos de noticias sobre detenciones de yihadistas en Catalunya. En otro se lee un argumentario según el cual las noticias de matanzas a manos del ISIS son obra de "un complot judíoamericano".