Ir a contenido

NEGOCIACIONES

PP y Vox mantienen un primer encuentro "informal" en Andalucía

Ciudadanos asegura que pactó con los conservadores que "no negociarían nada en paralelo" con otras formaciones

Los populares insisten en que se trató de una primera toma de contacto para conocerse y que no se negoció nada

Julia Camacho

El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, a su llegada a un comité ejecutivo nacional del partido.

El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, a su llegada a un comité ejecutivo nacional del partido. / JOSÉ LUIS ROCA

El líder del PP en Andalucía, Juanma Moreno, y el de VoxFrancisco Serrano, se reunieron el pasado miércoles en un céntrico hotel de Sevilla "para conocerse", según ha desvelado este viernes 'Newtral' y han confirmado fuentes del PP, que explican que la reunión simplemente fue una “primera toma de contacto” con el portavoz de un grupo política que llega por vez primera a la cámara andaluza. Pero en ningún momento se puede considerar una “conversación formal” para negociar cualquier apoyo para la legislatura porque “no se llevaron papeles”.

La cita discreta tuvo lugar a iniciativa del candidato conservador y solo 24 horas después del primer encuentro oficial entre Moreno y el líder de Ciudadanos en esta comunidad, Juan Marín. Desde el partido conservador tratan de quitar simbolismo al encuentro y subrayan que se debe a la intensa agenda del líder del PP fuera de Sevilla desde el jueves. Y niegan que fuera un encuentro secreto. Ambos se encontraron en la cafetería de un hotel y fueron reconocidos por los ciudadanos que se encontraban allí en esos momentos, que incluso tomaron fotografías del momento.

No obstante, la cita ha sorprendido a los posibles socios de Ciudadanos, que reconocieron no saber nada de ese encuentro. Es más, en declaraciones a La Sexta, Marín llegó a decir que de confirmarse ese inicio de negociaciones a sus espaldas, sería un "punto y aparte" en las reuniones que ambas fuerzas mantienen. "No entiendo por qué se tienen que molestar", dijo desde Granada Juan Manuel Moreno en respuesta a los periodistas, "reunión formal no he tenido, no hay negociación, por lo que no hay que darle trascendencia a lo que no lo tiene". E incluso ha ironizado acerca de que al PP no le dejen hablar con otras fuerzas políticas. "Este partido está legitimiado para hablar con quien quiere, cuando quiere y como quiere", zanjó en una intervención pública.

"Reunirse con todos"

La relación con Vox va camino de convertirse en el primer y principal escollo del posible acuerdo de gobierno entre PP y Ciudadanos para gobernar en Andalucía. Mientras que el partido de Albert Rivera insiste en desmarcarse de la formación ultraderechista --tal y como le piden sus socios en Europa-- y dejar que sean los populares quienes asuman el riesgo de este apoyo, Juan Manuel Moreno Bonilla ya dejó claro en varias ocasiones que no comparte la teoría de los “cordones sanitarios” con otras fuerzas políticas democráticas y que su única línea roja para negociar es la Constitución española, como recordó este mismo viernes, por lo que Vox sería escuchado “con naturalidad”.

Sin embargo, el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, recordó que el compromiso con el PP es “no negociar nada en paralelo” con otras formaciones mientras duren las negociaciones entre ambos para cerrar un acuerdo programático, paso previo al acuerdo de gobierno para la próxima legislatura.  “Espero que el PP esté cumpliendo”, apuntó Marín en una entrevista en TVE este viernes, para subraya a continuación que su formación “sí lo está cumpliendo”. “No vamos a faltar a nuestra palabra”, insistió, reconociendo no obstante que sí han recibido la llamada del PSOE para “hablar de varios asuntos”. En esa conversación, iniciada por el portavoz socialista en el Parlamento, Mario Jiménez, le invitaban a sentarse para abrir un diálogo que aislase a Vox, como ha defendido estos días el PSOE andaluz, aunque Marín rechazó cualquier encuentro aludiendo precisamente a su acuerdo con el PP.

En este sentido, el líder naranja justificó que no se negocie con Vox en su convencimiento de que se puede gobernar con 47 escaños y que sean el resto de fuerzas “el que hagan con sus votos lo que consideren oportuno”. Un aviso que encaja con su propuesta de que el PSOE se abstenga ante un gobierno de PP y Cs para alejar a Vox de su negociación.