Ir a contenido

JUSTICIA EN CRISIS

El PP y Ciudadanos sacan adelante en el Senado la reforma para que los jueces elijan a los vocales del CGPJ

PSOE y Podemos critican que los 'populares' respondan a "intereses electoralistas" como reacción al whatsapp de Cosidó

Europa Press

El Senado ha aprobado este miércoles la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicialgracias a la mayoría absoluta del PP y los votos de Ciudadanos, para que 12 de los 20 vocales en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sean elegidos directamente por los jueces. El texto también contempla devolver a todos los miembros de este órgano de gobierno la competencia exclusiva.

El texto ha contado con 148 votos a favor de los dos partidos mencionados, además de UPN y Foro Asturias. Han sido los partidos catalanes ERC y PDeCAT los que han registrado 16 votos en contra, mientras que 83 senadores del PSOE, Unidos Podemos y el PNV se han abstenido. Aunque la reforma ha contado con el respaldo de la mayoría de la Cámara alta, volverá al Congreso de los Diputados para su aprobación definitiva, cuya votación está prevista la semana que viene y donde los 'populares' no tienen asegurada la mayoría.

De hecho, las asociaciones judiciales, que ayer se reunieron con los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera en la Cámara baja, han confesado que no confían en que este cambio normativo se haga firme en el Congreso, ya que no existe "diálogo" entre los partidos. En este sentido, han lamentado la pérdida de una "oportunidad histórica" para volver al sistema de elección anterior.

La reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial salió adelante en el Congreso de los Diputados el pasado 30 de octubre tras el acuerdo del PP, PSOE y Unidos Podemos para derogar el sistema "presidencialista" establecido con la reforma que impulsó el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón en el 2012. Aprovecharon las propuestas planteadas inicialmente para recuperar los permisos y vacaciones de los jueces.

Acuerdo frustrado

Este trámite coincidió con la negociación que mantuvieron estas tres formaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial, ya que su mandato expiró el pasado 4 de diciembre. No obstante, el pacto alcanzado se fue a pique tras conocerse que 'populares' y el Gobierno acordaron el nombre del presidente de la institución, a lo que se sumó el 'whatsapp' del senador del PP Ignacio Cosidó en el que celebraba las ventajas que supondría tener al magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena al frente de la institución.

Tras esto, el PP aprovechó que el plazo de enmiendas a la reforma de esta ley estaba abierta y a última hora presentó su propuesta para volver a lo regulado en 1980, en el que se establecía que los jueces elegían "mediante voto personal, igual, directo y secreto" a sus representantes. La designación de los ocho vocales restantes, aquellos juristas de reconocido prestigio, se mantendrá cómo hasta ahora, es decir, serán elegidos por los grupos parlamentarios.

"Es una necesidad sentida y es una necesidad requerida", ha dicho el senador 'popular' Jorge Alberto Rodríguez durante su intervención en el debate en el Pleno del Senado para justificar el cambio de criterio de su partido. En esta misma línea se ha manifestado su compañera de bancada Cristina Ayala, que ha señalado que los parlamentarios son las "correas de transmisión" de la sociedad y se sabe que "hay un problema".

Por su parte, Ciudadanos, que han insistido en la necesidad de aplicar un "sistema alternativo" de elección de vocales, ha decidido "transformar" la propuesta de ley que presentó el año pasado para "despolitizar la Justicia" en cuatro enmiendas a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que hoy se ha debatido. Éstas han sido aceptadas por el PP, según ha explicado el senador Tomás Marcos.

"Exigencia histórica" de los jueces

"Nuestras enmiendas abordan la demanda ciudadana y una exigencia histórica de la carrera judicial", ha continuado el senador de Ciudadanos, al mismo tiempo que ha señalado que el objetivo es que la Justicia no se vuelva a "poner en cuestión repetidamente". "Lo mejor que podemos hacer los políticos es recuperar su fortaleza y vitalidad a ojos de los ciudadanos y no seguir practicando un juego de trileros que al final nos hará daño a todos, al conjunto de la ciudadanía", ha indicado.

Sin embargo, el PSOE ha decidido abstenerse en la aprobación de esta reforma, no sólo porque participó en ella en el Congreso, sino porque considera que el sistema de elección debe "mejorarse". Pero, según ha explicado la senadora socialista María José Fernández, ha rechazado que el PP introdujese en ella el cambio de sistema de elección de los vocales cuando el actual modelo fue aprobado con su "mayoría absoluta" en el 2013 y cuando "24 horas antes" defendía lo contrario, pues estaba negociando con el Gobierno de Pedro Sánchez la renovación del CGPJ.

"Dejemos cualquier interés partidista, electoralista", ha pedido Fernández en alusión al PP atribuyendo su cambio de actitud tras revelarse el mensaje enviado por Cosidó. Así ha llamado a todos los grupos parlamentarios al "diálogo y al consenso" en base a lo planteado inicialmente: "restituir los derechos laborales con la excusa de la crisis" y no para crear un órgano "corporativista".

Puertas giratorias

Y es que, tal y como han destacado algunos de los senadores durante el debate, en esta reforma normativa también se prevén mejoras en materia de conciliación en toda la Administración de Justicia, como los permisos de maternidad y paternidad. Otras de las medidas están relacionadas con los planteamientos del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) para fijar las incompatibilidades en las 'puertas giratorias' de jueces que vienen de cargos de libre designación.

También se establece la exigencia de criterios de mérito, capacidad y paridad en los nombramientos de altos cargos en el Tribunal Supremo, Audiencia Nacional y Tribunales Superiores de Justicia, cuya competencia tiene el CGPJ, así como la restitución de derechos eliminados en el 2012.

Este giro de sentido dado por el PP de la reforma consensuada en el Congreso de los Diputados y su pretensión de cambiar el sistema de elección de los miembros del órgano de gobierno de los jueces también ha sido criticado también por Compromís y por Unidos Podemos.

Para el senador de la formación 'morada' Joan Comorera que el PP reaccionase al mensaje de Cosidó presentando una enmienda y la vendiese como una "mejora técnica" es "tremendo". Además, ha rechazado que después, casi concluyendo la tramitación legislativa, introdujese otras 'in voce'.