Ir a contenido

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La policía confisca los móviles a dos periodistas para investigar una filtración

Los agentes actuaron por orden judicial en las sedes de Europa Press en Baleares y 'Diario de Mallorca'

El juez investiga el origen de una noticia relacionada con una trama de prostitución que implica a políticos

El Periódico / Barcelona

Bartolomé Tolo Cursach, a su llegada a los juzgados de Palma, en marzo.

Bartolomé Tolo Cursach, a su llegada a los juzgados de Palma, en marzo. / EFE/CATI CLADERA

Agentes de la Policía Nacional se han personado este martes en la delegación balear de la agencia de noticias Europa Press y en la redacción del diario de Mallorca y han requisado los móviles de al menos dos periodistas en el marco de una investigación dentro del 'caso Cursach', con el objetivo de determinar el origen de una filtración periodística que avanzó en primicia Europa Press Baleares. El caso Cursach es una trama de orgías con prostitutas y drogas en la que se vieron envueltos varios políticos del PP balear. 

Tres agentes y una secretaria judicial han entregado en la redacción la orden de registro y han exigido a la periodista que cubre información relacionada con el caso Cursach que entregase cualquier documentación sobre la macrocausa de la Policía Local.

La redactora se ha acogido a su derecho profesional a no revelar las fuentes y los agentes le han negado contactar con los servicios jurídicos de la empresa. Por ello, amparándose en el mandato judicial, los agentes se han llevado su teléfono móvil personal, dos ordenadores de la empresa y varios documentos en papel con el objetivo de determinar el origen de una filtración.

Después, los agentes se han desplazado al Diario de Mallorca, donde han requisado el teléfono a otro periodista, que ha explicado lo sucedido en un vídeo.

Delito de descubrimiento de secretos

Según consta en el auto del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, se investiga un delito de descubrimiento de secretos, a instancias de los abogados de Bartolomé Cursach, Bartolomé Sbert y el Ministerio Fiscal. Según han informado los funcionarios policiales, Europa Press no está siendo investigada.

El Sindicat de Periodistes de Balears (SPIB) ha reclamado en un comunicado "que se garantice el derecho de los periodistas a no revelar sus fuentes como pilar básico de la libertad de prensa. Apoyamos a los compañeros a los que hoy se les ha requisado su material de trabajo por publicar un informe relacionado con una investigación judicial".

Por su parte,  la Associació de Periodistes de les Illes Balears (APIB), ha recordado que " el secreto profesional está protegido en el artículo 20 de la Constitución".