Ir a contenido

POLÉMICA SOBRE LA ACTUACIÓN DE LA POLICÍA DE LA GENERALITAT

La fiscalía investiga el papel de los Mossos ante los CDR en las autopistas

El ministerio público señala que existió pasividad porque la acción "no se orientó a disuadir a los concentrados"

Fuentes de la 'conselleria' defienden un dispositivo que desvió el tráfico y priorizó la negociación para evitar nuevos cortes

J. G. Albalat / Guillem Sánchez

Corte de la AP-7 en L’Ampolla.

Corte de la AP-7 en L’Ampolla. / EFE / Jaume Sellart

La Fiscalía Superior de Catalunya ha abierto una investigación a los Mossos d'Esquadra por no deshacer el corte en la AP-7 ni actuar ante el levantamiento de barreras de varias vías de peaje durante el pasado puente de la Constitución, dos acciones protagonizadas por activistas de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR).

En un decreto, el fiscal superior, Francisco Bañeres, advierte de que, en caso de confirmarse la "ausencia de conminación" por parte de las unidades policiales desplegadas para disuadir a los CDR de su conducta o la blandura en exigir "el restablecimiento del orden y la restitución del derecho de los ciudadanos afectados", la actuación de los Mossos podría "dar lugar a responsabilidad", por lo que ordena la apertura de diligencias de investigación. 

La fiscalía ha solicitado al comisario jefe de los Mossos para que en el plazo de 10 días remita un informe en el que se detallen las actuaciones practicadas por la policía catalana, con "indicación de los responsables de las operaciones", así como de las órdenes o conminaciones cursadas durante el desarrollo de los acontecimientos y la reseña de los incidentes que pudiesen haber surgido durante su ejecución. La decisión de incoar las diligencia de investigación ha sido comunicada a la Fiscalía General del Estado.

El mismo decreto de la fiscalía explica que el pasado día 8 tuvo lugar "una invasión" de la autopista AP-7 a su paso por l'Ampolla. Los concentrados amontonaron en la calzada neumáticos, ramas y otros objetos con los que "interrumpieron el paso de los vehículos". La vía estuvo "inutilizadada" desde las siete de la mañana hasta bien entrada la noche.

Al día siguiente, domingo, miembros de los CDR acudieron por la tarde a diferentes punto del peaje de la autopista como Martorell, donde procedieron a levantar las barreras, "propiciando que la multitud de conductores que circulaban" por dicha vía "lo realizasen de manera gratuíta con el consiguiente perjuicio a la empresa concesionaria".

Buch asegura que no hubo consigna política 

Según fuentes consultadas por este diario, el dispositivo de los Mossos consistió en enviar agentes antidisturbios ARRO para vigilar el desarrollo del corte y en desviar los coches por la N-340 y sacar los vehículos que quedaron atrapados durante los primeros instantes. Fuentes de Interior subrayan que si este corte se hubiera producido al día siguiente, en plena operación retorno, la actuación de los antidisturbios hubiera "distinta". Pero dado que el desvío por la N-340 funcionaba, y teniendo en mente que una respuesta policial contundente habría podido acabar incentivando nuevos cortes por parte de otros grupos CDR, los mandos policiales optaron por explotar la vía de la mediación, que se hizo cargo de la situación desde el comienzo, y deshizo el corte a la noche. 

El conseller Buch, en una carta en respuesta a la enviada por el ministro Marlaska, subraya que no hubo "ninguna interferencia de signo político" y la gestión de este episodio fue dirigida "por los mandos policiales" que siguieron los "protocolos existentes". "Es por ello que no compartimos que los Mossos pudieran incurrir en los supuestos de inacción", zanja. 

"Cabe recordar", añade, que "estos mismos protocolos policiales" fueron los aplicados "el pasado mes de marzo del 2018 frente a episodios análogos en autopistas catalanas, cuando los Mossos [en aplicación del artículo 155] se hallaban bajo la dependencia del Ministerio de Interior".