Ir a contenido

La Asociación de Medios de Información condena los registros a periodistas por el caso Cursach

La policía ha requisado los móviles de dos redactores por una investigación judicial

El Periódico

Bartolomé ’Tolo’ Cursach, a su llegada a los juzgados de Palma, en marzo.

Bartolomé ’Tolo’ Cursach, a su llegada a los juzgados de Palma, en marzo. / EFE/CATI CLADERA

La Asociación de Medios de Información (AMI), que representa a más de ochenta medios de comunicación españoles, entre los que se encuentran la agencia Europa Press y Diario de Mallorca, ha querido expresar "su más absoluto rechazo" ante los registros que han tenido lugar este martes en las sedes de ambos medios en Palma de Mallorca que considera un "grave ataque al derecho de información".

Agentes de la Policía Nacional se han personado este martes en la delegación balear de la agencia de noticias Europa Press y en la redacción del diario de Mallorca y han requisado los móviles de dos periodistas en el marco de una investigación dentro del 'caso Cursach', con el objetivo de determinar el origen de una filtración periodística que avanzó en primicia Europa Press Baleares. Se trata de una trama de orgías con prostitutas y drogas en la que se vieron envueltos varios políticos del PP balear. 

La redactora de Europa Press se ha acogido a su derecho profesional a no revelar las fuentes y los agentes le han negado contactar con los servicios jurídicos de la empresa. Por ello, amparándose en el mandato judicial, los agentes se han llevado su teléfono móvil personal, dos ordenadores de la empresa y varios documentos en papel con el objetivo de determinar el origen de una filtración. Después, los agentes se han desplazado al Diario de Mallorca, donde han requisado el teléfono a otro periodista.

La AMI considera que esto representa "un grave ataque al derecho de información y a la independencia de los medios de comunicación frente a todo tipo de presiones". La asociación recuerda a las autoridades policiales o judiciales que "no pueden coaccionar a los profesionales de la información en el ejercicio de sus funciones, a los que les ampara el derecho de protección de sus fuentes".

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (Acijur) y la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) han rechazado también este requerimiento de los agentes y han mostrado su apoyo a los compañeros de dichos medios. La Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) y el Sindicato de Periodistas de las Islas Baleares (SPIB) han emitido un comunicado conjunto en el que consideran la incautación de los teléfonos y los registros de redacciones, con retirada de ordenadores en el caso de Europa Press, "el mayor atentado contra la libertad de prensa de la historia democrática de Baleares".