Ir a contenido

MOVILIZACIONES

La Intersindical-CSC convoca un paro de dos horas el 21 de diciembre

El sindicato minoritario independentista ya se ha reunido con la ANC y Òmnium para coordinar acciones conjuntas

Gabriel Ubieto / Júlia Regué

Huelga de estudiantes en la plaça Universitat.

Huelga de estudiantes en la plaça Universitat. / FERRAN NADEU

La Intersindical-CSC ya se ha ofrecido a amparar el "paro de país" que preparan algunos sectores del independentismo para el próximo 21 de diciembre, con motivo del aterrizaje del Gobierno de Pedro Sánchez en Barcelona. Este sindicato minoritario ha registrado el preaviso de una convocatoria de una huelga general de dos horas -de 14.30 a 16.30 horas-, un trámite según el cual cualquier trabajador podrá disponer de ese tiempo para manifestarse. 

Esta misma organización ya impulsó la convocatoria del pasado 8 de noviembre, una protesta que Foment del Treball llevó ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) para que fuera declarada ilegal por contener motivos políticos y no laborales. Pero el tribunal dio la razón al sindicato y desestimó la denuncia. En esta ocasión, fuentes del sindicato explican que establecen un plazo de dos horas para "evitar una lectura política" del motivo que les lleva a salir a la calle y, entre otras reivindicaciones, reclaman la subida del salario mínimo hasta 1.200 euros o la derogación de la reforma laboral del PP.

La Intersindical-CSC responde así a los designios de grupos independentistas que se han organizado a través de las redes sociales y de canales de mensajería instantánea para bloquear 12 puntos estratégicos de Catalunya y paralizar el territorio con motivo del Consejo de Ministros. Pero en el seno de las organizaciones independentistas sigue sin haber una protesta unánime. La ANC ha anunciado una iniciativa propia, sin detallar en qué consiste, los CDR piden estar atentos a lo suyo, también por concretar, y los autollamados 'chalecos amarillos' catalanes siguen con su plan inicial.

Eso sí, fuentes del sindicato asgeuran que ya se han ruenido con la ANC y Òmnium Cultural para coordinar una actuación conjunta en esa fecha.

Un nuevo actor ha aparecido en la escena: los G.A.A.R. (Grups Autònoms d'Accions Ràpides). Según un comunicado difundido por este colectivo, se han creado para "no tener que recibir órdenes ni directrices de nadie, de forma que si uno cae, los otros seguirán efectuando sus acciones de forma independiente". Su objetivo es el "boicot" y "sabotaje" de carreteras, vías de tren, zonas industriales y hasta comunicaciones por cableado.