Ir a contenido

Torra y Buch congelan los cambios en los Mossos

Tras una reunión de dos horas y media en el Palau de Pedralbes, no han dado a conocer ninguna decisión

El 'conseller' ha convocado mañana al mediodía a los comisarios del cuerpo en el complejo Egara

Guillem Sànchez

Quim Torra y Miquel Buch, en el Parlament, el pasado julio.

Quim Torra y Miquel Buch, en el Parlament, el pasado julio.

El Govern ha congelado los cambios que había anunciado este domingo para cerrar la crisis abierta por el 'president' Quim Torra en el seno de los Mossos d'Esquadra tras lanzar al 'conseller' de Interior, Miquel Buch, un ultimátum de cuatro días desde Eslovenia para que este hiciera un purga en la policía catalana o en la cúpula de la 'conselleria', un día después de los altercados producidos en Girona y Terrassa.

Torra y el 'conseller' se han reunido entre las 16.00 horas a las 18.30 horas en el Palau de Pedralbes. En la cita, Buch ha mostrado a Torra toda la documentación e imágenes existentes de la actuación policial desplegada el pasado jueves para contener a los manifestantes, muchos de ellos encapuchados y violentos, que trataban de impedir sendos actos del partido ultraderechista Vox, permitidos por la 'conselleria'.

La reunión, informan fuentes consultadas por este diario, ha ido "bien". Pero las decisiones que se hayan tomado, y que afectan al cuerpo policial, "se darán a conocer durante los próximos días". El 'conseller' Buch ha convocado mañana martes, a las 12.00 horas, a los comisarios del cuerpo en el Complex Central Egara, sede central de la policía catalana.

El episodio de este domingo ha servido también para añadir más confusión a la crisis. Porque sigue sin saberse si Torra continúa pensando que los Mossos actuaron mal en Girona y Terrassa o, por el contrario, ha cambiado de opinión tras ver las imágenes que le ha mostrado Buch, a quien dio un ultimátum que ahora parece desactivado.