Ir a contenido

ESTRENO EN BRUSELAS

Puigdemont pide unidad en torno al Consell per la República

El organismo que busca internacionalizar el 'procés' se viste de largo en Bélgica

Será presidido por el 'expresident' hasta que se celebren elecciones, en un máximo de un año

Silvia Martinez / Bruselas

Puigdemont pide unidad en torno al Consell per la República

ACN NATALIA SEGURA

“Hay un clamor de unidad que recorre Catalunya y lo deberíamos escuchar. Si no lo hacemos difícilmente tendremos desde la política la autoridad moral para decir lo que hay que hacer. Si perdemos la autoridad moral, perderíamos todo lo que hemos conseguido que es muchísimo", ha avisado este sábado desde Bruselas el ex president  de la Generalitat y presidente del consejo fundacional del Consell per la RepúblicaCarles Puigdemont, apelando a la unidad de todas las fuerzas independentistas.

Ha sido durante la puesta de largo en Bruselas del Consell, ante casi un millar de simpatizantes en el Teatro Real Flamenco –se han repartido en dos turnos debido al aforo limitado-, justo cuando se cumple un año de la manifestación que reunió en la capital comunitaria a 45.000 personas. La presentación ha empezado algo más tarde del horario previsto debido al retraso en la llegada del avión que debía traer de Barcelona a parte de la comitiva catalana, que ha sido recibida con gritos de “libertad, presos políticos”, “independencia”“somos república”“Visca Catalunya lliure” y algún que otro “dimisión Buch”.

En el acto, amenizado por un vídeo de Pau Casals ante la ONU, una carta de Carme Forcadell y música de Valtonyc Lluis Llach, con su ‘Venim del nord, venim del sur’, también han intervenido el president de la Generalitat, Quim Torra, y los ex consejeros Toni ComínLluis Puig y Clara Ponsatí. Todo ellos han hecho un gran llamamiento a la movilización ciudadana para culminar lo que comenzó el 1-O. “Os hemos pedidos muchas cosas. Os habéis puestos las camisetas de todos los colores posibles. Habéis ido a votar masivamente, la última vez el 21 de diciembre. Os hemos pedido que imprimáis papeletas, que protejáis urnas, que os pongáis lazos amarillos. Sin esto no podríamos haber llegado hasta aquí. Lo que hemos conseguido es colosal y el Estado lo sabe”, ha indicado entre aplausos.

Internacionalización del proceso

Pero ahora, “tras una represión tan brutal como inútil”, queda el tramo más difícil que es “el reconocimiento internacional del Estado catalán” y para eso es indudable que “necesitamos más personas que quieran hacerse de la República porque es la carta de presentación al mundo”, ha advertido sobre la que considera la "tercera gran victoria del independismo" haciendo un llamamiento a sumar más nombres a un registro que ronda las 41.000 personas.  “Gracias a lo que hemos hecho Catalunya es un sujeto político de hecho. Ahora nos toca conseguir que Catalunya sea un sujeto político de derecho y para conseguirlo tenemos que ser más, persistir, ser imaginativos y no tener miedo”, ha reivindicado.

Para ello, ha defendido, el Consell como un instrumento crucial como “espacio libre” y "plural" de acción y no solo simbólico, que solo dependerá de ciudadanos que formarán parte de él de forma voluntaria y activa. “En un contexto en el que nuestras instituciones están bajo libertad vigilada, de restricciones, de recentralización podrá hacer lo que nuestras instituciones no pueden hacer”, ha proclamado. En el consejo funcional que presidirá el mismo estarán también los ex consejeros Clara Ponsatí, Toni Comín, Lluis Puig así como la presidenta de la ANC, Elisenda PaluzieMeritxell BudóToni Castellà y Neus Torbisco-Casals, todos ellos designados por Puigdemont y que ejercerán a título personal.

Elecciones a la asamblea

El objetivo final será constituir una asamblea de electos de la República, que no será un lobby sino "una democracia participativa", según ha recordado Puig, y que estará formada por diputados del Parlament, representantes de ayuntamientos, sociedad civil y ciudadanos de todo el mundo. La intención es que las elecciones a esa asamblea, que estará compuesta por entre 100 y 150 miembros y que tendrá la potestad de elegir al presidente del Consejo de gobierno, tengan lugar en un plazo de entre seis y doce meses o cuando el registro alcance un millón de miembros.

A la presentación en Bruselas, de la que ha vuelto a desmarcarse la CUP, también ha acudido el vicepresidente Pere Aragonés así como varios consejeros del Govern que han cerrado filas con el president Torra, quien ha recordado que están “en el lado correcto de la historia” y que “no hay marcha atrás”. Antes, Toni Comín ha advertido que el estado español ha convertido “la integridad territorial en una religión siniestra y fundamentalista” y que “la independencia de Catalunya “será la tumba de la extrema derecha”. Pero que “solo podemos hacer la independencia desde la movilización… Si no, no lo lograremos. Necesitamos unidad republicana”, ha reivindicado.

ATLAS

Al mismo han asistido además el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y los consejeros Jordi Puignerò, Josep Bargallí, Damià Calvet y Laura Borràs, así como representantes de ERC y JxCat.