Ir a contenido

ENTREVISTA CON LA LÍDER DE CATALUNYA EN COMÚ PODEM EN EL PARLAMENT

Jéssica Albiach: "Si Sánchez no escucha a Catalunya, acabará como Susana Díaz"

"El mejor antídoto para la extrema derecha son las políticas sociales", afirma la dirigente de los 'comuns'

"Parece que Aragonès quiera llevar a Esquerra hacia una nueva Convergència", explica

Roger Pascual

RICARD CUGAT / (VIDEO: ASLI YARIMOGLU)

¿Ha cambiado algo en el tablero político para que se puedan aprobar presupuestos españoles y/o catalanes? 

Ningún terrritorio puede mantenerse al margen de las dinámicas estatales. Eso es algo en lo que tiene que ver el Govern de Catalunya. Es una de las grandes lecciones que podemos sacar de las elecciones andaluzas. Si Pedro Sánchez no escucha a Catalunya acabará como Susana Díaz. Una aprobación de presupuestos se hace aún más necesaria para volver a reunir las mayorías de la moción de censura y plantar cara a la extrema derecha.

¿Cree que Sánchez y los independentistas están dispuestos a hacer algún movimiento? 

Es una buena señal que Sánchez haya decidido presentar por fin los Presupuestos. Y creo que las fuerzas independentistas tendrían que tomar nota. Para revertir la desigualdad y salir de una década de recortes y de los siete podios de la vergüenza Catalunya no necesita aprobar un presupuesto, sino tres: necesitamos unos Presupuestos Generales del Estado (PGE), que son los más progresistas de la historia, también unos presupuestos en Catalunya sociales y expansivos para revertir los recortes y también son importantes los de Barcelona. Y con esta triple ecuación empezar a ganar la próxima década. Todas tenemos que arremangarnos, dejar de lado la calculadora electoral y ponernos a trabajar por el bien de Catalunya. Aquí el vicepresidente Pere Aragonès tiene que decidir qué quiere hacer: tenemos que ver qué ofrece porque de momento parece que quiera llevar a ERC hacia una nueva Convergència. No habla de revertir recortes, no habla de la reforma fiscal y nosotros le pedimos que piense en las clases trabajadoras.

Antes pedían a los independentistas que votaran los PGE para mejorar la situación de las clases populares catalanas. Ahora añaden para frenar el discurso del odio. 

A nadie le interesa que este tripartito que asoma en Andalucía llegue al Estado. Unos Presupuestos de continuidad de la austeridad de Mariano Rajoy no benefician en absoluto a Catalunya. El Gobierno de Sánchez no es nuestro Gobierno, pero sí que es una garantía si nosotros estamos al lado para tener unos Presupuestos sociales y para revertir esta judicialización que tanto daño nos está haciendo.

Pablo Iglesias acusó en su día a los independentistas de contribuir a despertar al fascismo. ¿Coincide? 

Cuando Pablo hizo esas declaraciones era en medio de un mitin y después explicó el malentendido: en ningún caso estaba responsabilizando a las fuerzas independentistas. Yo no creo que haya contribuido. El auge de la extrema derecha es extremadamente preocupante y no solo en el Estado: hemos visto lo que está pasando en el resto de Europa, lo que está pasando con [Jair] Bolsonaro en Brasil y en EEUU con [Donald] Trump. El mejor antídoto para la extrema derecha son las políticas sociales. Quien blanquea el discurso de la extrema derecha es el PP y Cs.

¿Cómo afecta al tablero catalán la irrupción de Vox

Es una fuerza anticonstitucionalista y es importante que las democráticas plantemos cara. Todas tenemos que renunciar a nuestros máximos, esto ya no va de máximos, no va de partidos sino que va de país.

¿Renunciar a máximos implica renunciar al referéndum pactado? 

No, lo que sí que decimos sobre el referéndum es que lo primero que necesitamos es un pacto de claridad en Catalunya donde decidamos entre todas la pregunta del referéndum, sus garantías, cómo leer el resultado y luego ir a hablar con el Estado sobre cómo hacer el referéndum que Catalunya merece. Hay que hacer un frente antirrepresivo, continar tejiendo alianzas para avanzar en el derecho a decidir y el blindaje de los derechos sociales.

¿Ha habido algún avance en la negociación de los presupuestos catalanes? 

La reunión de la semana pasada con Aragonès fue decepcionante: vinieron sin ninguna propuesta. Ha pasado una semana y no nos han dicho nada. Sin un documento ni una propuesta no nos sentaremos porque creemos que no es el momento de fotos ni simbolismos, sino de ponernos a trabajar por el bien del país. Si el Govern no nos quiere escuchar a nosotros, tendrá que escuchar a los colectivos que se han manifestado en las últimas semanas contra los recortes. 

¿Creen que los dos partidos de Govern no se ponen de acuerdo? ¿Están realmente buscando su apoyo o ya les va bien prorrogar? 

Desde el minuto cero estamos viendo estrategias contradictorias y manifestaciones que no tienen nada que ver una cosa con la otra. Yo no sé si no tienen voluntad de aprobar los presupuestos o no se ponen de acuerdo. Lo que hago es un llamamiento a la responsabilidad y a que hagan el favor de aclararse. La gente les dio mayoría hace un año para que gobernasen y no lo han hecho, sino que se han peleado entre ellos. La situación en el país es tan grave que no podemos perder el tiempo. Quiero pensar que no quieren prorrogar, quiero pensar que tienen altura de miras, quiero pensar que están intentando resolver no sé bien qué pensando en la ciudadanía. 

¿Entendería su electorado que avalaran unos presupuestos que no reviertan totalmente los recortes y que no incluyan una reforma fiscal progresiva? 

Lo que presentamos al Govern no es nuestro programa electoral, no es la reversión total de los recortes. Yo creo que nuestro electorado es muy consciente de la necesidad que tiene el país. Nosotros estamos  dispuestos a negociar unas necesidades básicas. Esta responsabilidad tiene que ser compartida: si no quieren aprobar los PGE ni hacer una reforma fiscal, ¿de dónde quieren sacar el dinero?

¿Les preocupa que Sobiranistes pueda acabar en un futuro siendo una escisión de los 'comuns' como le pasó al PSC con su sector catalanista? 

Ahora no pensamos en la interna sino en la externa. Ese escenario no lo contemplo en ningún caso. Nosotros demostramos en cada acto que somos una fuerza soberanista.