Ir a contenido

LAS CUENTAS GENERALES

El PDECat dará oxígeno a Sánchez en el Presupuesto

Los posconvergentes prevén renunciar a la enmienda a la totalidad, lo que da un mes de margen al Gobierno

ERC se niega a ceder al "chantaje" para evitar un adelanto electoral y la entrada de Vox al Congreso

Iolanda Mármol

Ferran Bel, del PDeCAT, afirma que con una propuesta razonable negociarían los Presupuestos. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EFE)

Nada parece haber cambiado en el discurso independentista de rechazo al Presupuesto de Pedro Sánchez a pesar de la presión del Gobierno sobre los partidos catalanes para que no pongan en riesgo la legislatura y fuercen un adelanto electoral que llevaría a Vox al Congreso. Sin embargo, este miércoles se abrió una rendija, (gris, sin épica) que puede proporcionar algo de oxígeno a Sánchez en el clima político asfixiante que le deja el batacazo electoral en Andalucía.

Fuentes del grupo parlamentario del PDECat aseguran a El Periódico que descartan a día de hoy presentar enmienda a la totalidad a las cuentas del 2019 que el presidente prevé llevar al Congreso a lo largo del próximo enero. Como los posconvergentes tampoco piensan apoyar las enmiendas que presentarán PP y Ciudadanos, en la práctica estarán dando al Ejecutivo entre un mes o mes y medio de prórroga.

En caso contrario, el Presupuesto quedaría rechazado en su primer trámite parlamentario. Si el PDECat no cambia de parecer, la ley más importante del Gobierno seguirá viva en el Congreso por lo menos hasta finales de marzo, lo que proporciona a Sánchez algo más de tiempo en un mandato fuertemente condicionado por las presiones para que convoque un adelanto electoral que el presidente ha sugerido unas veces y rechazado otras tantas.

Línea roja simbólica

Los posconvergentes advierten de que, en todo caso, dar este oxígeno al Ejecutivo no significa que vayan a aprobar el Presupuesto, una “línea roja” que siguen negándose cruzar, convencidos de que su electorado en Catalunya no comprendería este cambio de posición y de que Sánchez puede seguir al frente de la Moncloa aunque suspenda el examen de las cuentas públicas en el Congreso. “Nosotros les hemos ayudado en el día a día y podemos seguir haciendo, pero los Presupuestos son un símbolo”, señalan fuentes del partido en Madrid, que abogan por dar respaldo al Gobierno vía reales decretos.

Aunque el PDECat no parece moverse de esa posición, las declaraciones este miércoles de su diputado Ferran Bel, en Madrid, dispararon las interpretaciones de los optimistas. Dijo, en el mismo foro en el que estaban las ministras de Economía y Hacienda, que si el Ejecutivo presenta una “propuesta razonable" para dar "una solución política a Catalunya" su formación negociará las cuentas, pero pidió que vaya acompañada de una respuesta a la demanda independentista de celebrar "un referéndum pactado” porque la propuesta de Sánchez de que los catalanes voten un nuevo Estatut se queda corta, informa Rosa M. Sánchez. "Es lo mismo que hace dos meses. Y si hay una propuesta, aunque no esté cerrada, podríamos negociar los Presupuestos. Pero si no hay propuesta o esta se limita a hablar de un nuevo estatuto, no", subrayó.

Al no dar un portazo categórico y no mencionar la salida de los presos como condición ‘sine qua non’ abonó la tesis de que el PDECat deja la puerta abierta a acabar apoyando el Presupuesto, sobre todo en plena huelga de hambre de los dirigentes posconvergentes en la cárcel.

"Nada ha cambiado"

ERC no adelanta posiciones. Fuentes del partido aseguraron a El Periódico que esperarán a que Sánchez lleve las cuentas al Congreso para decidir si presentan o no enmienda a la totalidad. En el mientras tanto, los republicanos siguen instalados en el ‘no’. “Estamos donde estábamos”, señaló el portavoz parlamentario, Joan Tardà. Su compañero Gabriel Rufián insistió en que “nada ha cambiado”. Consideran que Sánchez está tratando de someterles a un “chantaje” al presentar los Presupuestos tras el auge de Vox en Andalucía, agitando el miedo a que si no se aprueban las cuentas públicas se adelanten elecciones y la extrema derecha entre en el Parlamento.

El Gobierno deberá llamar tanto a PDECat como a ERC en las próximas semanas y, en el ínterin, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, instó  este miércoles a una “reflexión profunda” a los independentistas.

Los posconvergentes ya han dicho que sentarse, se sentarán a escuchar a los de Sánchez. Los republicanos discrepan. Rufián se mostró este miércoles partidario de asistir a una reunión, mientras que Tardà prefiere no ir “porque dirán que estamos negociando”. En todo caso, señaló el ‘vicepresident’, Pere Aragonés, “con medidas cosméticas” no bastará.

Sobre la mesa, 2.200 millones de euros que Catalunya perderá si Sánchez no logra sacar adelante su Presupuesto, unas cuentas que aprobará en Consejo de Ministros en enero y presentará a la Cámara Baja a finales del mismo mes o ya en febrero. Cuando lo haga deberá llevarlos con la vieja senda de déficit porque el PSOE todavía no ha conseguido modificar de la Ley de Estabilidad, que permitiría 6.000 millones más de gasto al conjunto de las administraciones públicas en el 2019.