Ir a contenido

EL CONTROL DE LOS MEDIOS PÚBLICOS

El Govern pacta la cúpula de TV3 y Catalunya Ràdio con Ciutadans y PSC

Saül Gordillo, a propuesta de ERC, presidirá la CCMA, y 'Mikimoto' representará a Junts per Catalunya

El representante de Ciudadanos será Eladio Jareño, que dimite como director de TVE

El Periódico

Varias unidades móviles de TV3 en los estudios de Sant Joan Despí

Varias unidades móviles de TV3 en los estudios de Sant Joan Despí / ALBERT BERTRAN

Con más de medio año de retraso respecto a lo establecido en el pacto de investidura, Junts per Catalunya y ERC han dado por terminada su batalla por el control de los medios de comunicación públicos y han atraído además a Ciutadans y el PSC al reparto de asientos en la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). Los socios del Govern han llegado a un acuerdo para renovar los órganos de dirección de TV-3 y Catalunya Ràdio: los republicanos pasarán a presidir la CCMA y elegirán al director de la televisión, mientras que los posconvergentes, a cambio, propondrán al director de la radio.

Según fuentes de los grupos parlamentarios, ERC postulará como nuevo presidente de la corporación a Saül Gordillo (Calella, 1972), actual director de Catalunya Ràdio. Pero el pacto alcanzado supone una distribución de los seis asientos en el consejo de la CCMA que no se corresponde con los últimos resultados electorales, pues PDECat y ERC ocuparán dos plazas cada uno y Ciutadans ha cedido al PSC una de las que le correspondían. Además de Gordillo, la otra representante de Esquerra será Rosa Romà, actual decana del Col·legi de Publicitaris i Relacions Públiques, mientras que los consejeros que propondrán los posconvergentes serán el comunicador Miquel Calçada, 'Mikimoto', y la periodista Sílvia Cóppulo.

La formación naranja, muy crítica en el Parlament con la gestión del Govern de TV-3 y Catalunya Ràdio, ha aceptado finalmente ceder una de las plazas que le correspondían a los socialistas y se ha sumado a un insólito pacto con los partidos independentistas. De hecho, según fuentes parlamentarias, el acuerdo estaba avanzado desde hace días pero no se ha dado a conocer hasta después las elecciones andaluzas, a las que concurría Cs.

El consejero de Ciudadanos en la CCMA será Eladio Jareño, que dimitirá como director de TVE, donde aterrizó tras haber sido jefe de prensa de la exlíder del PPC Alicia Sánchez-Camacho. Por su parte, el PSC ha propuesto al economista y gestor cultural Xavier Marcé. Fuentes de Ciutadans han justificado su adhesión al pacto en la necesidad de que haya "profesionales del sector que no estén controlados por el independentismo, que puedan hacer su labor de fiscalización y control y que puedan velar por la neutralidad y la pluralidad tan ausentes durante todo este tiempo en los medios públicos catalanes".

La renovación de los seis consejeros de la CCMA (la mayoría, con el mandato de seis años ya vencido) debía producirse como tarde en "el tercer pleno del Parlament tras la primera reunión del Govern", lo que significa que tenía que haberse ejecutado antes de las vacaciones parlamentarias. Cuatro de los seis consejeros están prorrogados y queda vacante la plaza del expresidente Brauli Duart, nombrado número dos de la Conselleria d'Interior. Pero el disenso en el reparto de cargos y los vetos a algunos nombres propuestos había hecho encallar las negociaciones hasta ahora.

Los nombres de los seis nuevos consejeros de la CCMA, que serán registrados en el Parlament para que se pueda proceder a su votación, cuentan con el aval mínimo de tres grupos que representan dos terceras partes de los escaños, por lo que cumplen los requisitos para resultar elegidos.