Ir a contenido

CONVERSACIÓN POLÉMICA

La 'consellera' Laura Borràs se lía con unos wasap con Buch

La titular de Cultura compromete a su compañero en el Govern, al asegurar que le dijo que los Mossos no la estaban investigando

La Conselleria de Interior lo niega rotundamente y aclara que el 'conseller' le dijo solo que los agentes actuaban bajo secreto de sumario como policía judicial

El Periódico

La ’consellera’ de Cultura, Laura Borràs.

La ’consellera’ de Cultura, Laura Borràs. / ANDREU DALMAU (EFE)

La 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, investigada por supuestas irregularidades al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), ha metido en un brete a su compañero en el Govern, el titular de Interior, Miquel Buch, al dar tres versiones distintas en las entrevistas concedidas este miércoles en tres cadenas de radio (RAC1, Catalunya Ràdio y Ser Catalunya) para defenderse su gestión al frente de este organismo catalán. 

A primera hora de la mañana, ha entrado en antena en 'el món a RAC-1' y sorprendentemente ha afirmado que Buch la había tranquilizado asegurándole que los Mossos "no la estaban investigando. "Ayer, cuando hablé con el 'conseller' Buch' y recibí las muestras de apoyo públicas y privadas, me dijo que era la policía judicial, que los Mossos no me estaban investigando", ha explicado. El comentario daba a entender que el conseller Buch, jefe político de la policía catalana, había pedido a los Mossos información sobre un caso que se encontraba bajo secreto de sumario.

Declaraciones de la ’consellera’ de Cultura, Laura Borràs.

Fuentes de la Conselleria d'Interior, a preguntas de EL PERIÓDICO, han desmentido rotundamente a la 'consellera' Borràs y han asegurado que Buch se limitó a explicarle vía WhatsApp a su compañera en el Govern que la investigación "estaba bajo secreto de sumario y que los Mossos actuaron como policía judicial". La investigación fue ordenada por la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, que ordenó el secreto de las actuaciones, y cualquier filtración hubiera supuesto una revelación de secreto.

Minutos después, alineada con las fuentes de Interior, Borràs, esta vez en una entrevista con 'El matí de Catalunya Ràdio', ha rectificado: "Yo no estaba (durante los registros) y hablé con el 'conseller' Buch porque no me constaba ninguna notificación ni policial ni judicial. No me consta que me estén investigando. El 'conseller' sabe que hay secreto de sumario y no me pasó ninguna información, más allá de que los Mossos actuaban como policía judicial", ha manifestado.  

Borràs se enreda en la tercera versión

Cuando el problema parecía haber quedado en su simple malentendido, ha llegado en su tercera aparición, en Ser Catalunya, en el programa de Josep Cuní. "Ayer yo estaba en el Palau de la Generalitat y estabamos al lado el uno del otro (Borràs y Buch) y, precisamente porque lo tenía justo al lado, le dije 'parece que se me investiga' y el conseller dijo 'espera, deja que me lo mire' y me respondió 'no, no se te investiga pero vaya, hay secreto de sumario y no se nada más', así que en este sentido aclarar que no hay ningún tipo de información que me haya dado el conseller d'Interior". 

Esta última versión de los hechos, además de situar la conversación antes de que trascendiera que la 'consellera' estaba siendo investigada (las reuniones de Govern son el martes por la mañana y se supo que Borràs estaba siendo investigada por la tarde), volvía al punto de inicio: el conseller Buch, según Borràs, sí accedió a averiguar por su cuenta si los Mossos estaban o no investigando, bajo secreto de sumario, a su socia de Govern. Algo que fuentes de Interior insisten en negar: "El conseller en ningún caso le aclaró si la estaba o no investigando". 

Defensa de los procedimientos

La titular de Cultura ha negado cualquier "sombra de duda" al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), entidad cuyo "prestigio" ha defendido y de la cual ha recordado que se somete a auditorías mensuales.

Borràs ha reiterado que todos los procedimientos se han ajustado "a la legalidad" y asegura que "no puede permitir" que se ponga "en entredicho" la labor del ILC, en el que "mucha gente se deja la piel".

Preguntada por si tiene constancia de que las investigaciones tengan que ver con un posible fraccionamiento de encargos para rebajar el coste y no tener que hacer concursos públicos para la reforma y creación de páginas web oficiales, ha asegurado que "no se aguanta por ningún sitio".  

Ha asegurado que los procedimientos públicos  son "claros y diáfanos" y garantiza que se cumplen.

Borràs estuvo cinco años al frente de la ILC como directora.