Ir a contenido

El AMB frenará un incremento del 4,1% de la tarifa del agua propuesto por Aigües de Barcelona

EuropaPress

La empresa lo cifra en 0,62 euros cada dos meses y critica aumentos por subir la tasa de residuos

El Gobierno del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), presidida por Ada Colau, propondrá al pleno del Consejo Metropolitano de la próxima semana frenar el incremento del 4,1% para las tarifas de agua potable del entorno metropolitano, ha anunciado este jueves el vicepresidente del AMB y concejal en la capital catalana Eloi Badia.

Ha explicado en rueda de prensa que el incremento ha sido propuesto por Aigües de Barcelona y que no aceptan el aumento porque han detectado algunas derivaciones respecto a la evolución de los ingresos a través del recibo del agua, ya que los ingresos de la empresa para 2017 fueron finalmente 31 más de lo previsto, alcanzando 328 millones, según él.

Ante este incremento, el AMB revisará el acuerdo marco del contrato con Aigües de Barcelona para determinar el origen exacto del desequilibrio antes de llevar la propuesta definitiva de tarifas a votación en el Consejo Metropolitano, para lo que se estudiarán aspectos como el canon de conocimiento que cobra Agbar, gastos de publicidad y los beneficios de la empresa.

Badia ha asegurado que el incremento tendría una repercusión de 13,5 millones de euros en las tarifas y que quieren frenarlo e iniciar el trámite para realizar un estudio en profundidad de todos los costes del servicio y determinar cuáles son necesarios y cuáles no: "No descartamos una situación en la que, en lugar de tener que subir el recibo del agua, lo tengamos que bajar".

Fuentes de la empresa consultadas por Europa Press han detallado que este incremento implicaría 62 céntimos cada dos meses en el recibo, y han replicado que el recibo ha subido los últimos años porque el AMB ha aumentado la tasa de recogida y tratamiento de residuos --el recibo del agua también incluye otros conceptos como este sin relación con el agua, han recordado--.

ANÁLISIS DE LOS GASTOS IMPRESCINDIBLES

Badia ha avanzado que, en su análisis, entenderán como gasto no imprescindible todo lo que la empresa no indique como tal, por lo que el AMB no querrá que se incluya en el recibo, motivo por el que la transparencia en la información será ahora un "imperativo para la propia compañía", algo que permitirá al ente metropolitano realizar un análisis que hasta ahora no ha podido hacer, ha dicho.

Preguntado por los plazos para conocer las nuevas tarifas, ha señalado que dependerá de la agilidad con la que reciban la información, algo que cree que debería concretarse a finales de diciembre y confía que ocurra con la máxima celeridad: "Si no llega la información, daremos por hecho que aquél coste es prescindible".

Ha explicado que se reunieron con la empresa en enero para expresar la intención del AMB de fijar un nuevo marco tarifario para 2019 y que parecía que había un principio de acuerdo, pero luego no se constató esta voluntad en reuniones posteriores --la última en septiembre--, por lo que vieron que era necesario actuar: "Si no actuáramos, estaríamos dando la espalda a la ciudadanía", porque vería incrementado el recibo.

A preguntas de los medios, ha negado que se esté produciendo con Agbar un conflicto a través de los medios, y ha señalado que desde el Ayuntamiento trabajan con muchas empresas de servicios externalizados y que lo que ocurre con el agua es "inaudito", tras lo que ha recordado que han abierto un expediente sancionador por presuntos incumplimientos de la Ley de Transparencia.

El concejal ha señalado que, si no se quiere que el AMB fije los precios en función de los costes, es que no se quiere que el servicio del agua sea de titularidad pública, y ha advertido: "Si el papel de la administración es nulo, dejaremos de tener un servicio público de primera necesidad".