Ir a contenido

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Trillo no se arrepiente de recurrir el Estatut y asegura querer a Catalunya

El exministro de Defensa ha asegurado no conocer la Caja B del partido ni haber recibido dinero negro

Jaume Matas, expresidente balear, ha comparecido por su vinculación con el 'caso Noós' que le llevó a la cárcel

Miguel Ángel Rodríguez

El exministro de Defensa Federico Trillo en la Comisión de Investigación de la Financiación Ilegal del PP

El exministro de Defensa Federico Trillo en la Comisión de Investigación de la Financiación Ilegal del PP / JOSE LUÍS ROCA

"¿Cómo me voy a arrepentir de defender la Constitución?", ha respondido el exministro de Defensa Federico Trillo al portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, sobre sí se arrepiente de presentar en 2006 un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el Estatut de Catalunya.

Un litigio que inició el PP para tumbar el Preámbulo, 114 de los 223 artículos de la ley y 12 disposiciones adicionales y finales del texto legislativo autonómico. "Fui el firmante, el comisionado y el que lo recurrió. ¿Cómo me voy a arrepentir de conseguir una sentencia en el Tribunal Constitucional?", ha insistido este martes en la Comisión de Investigación de la Financiación Ilegal del PP en el Congreso.

El que fuera presidente del Congreso de los diputados ha explicado que estuvo "un mes encerrado en un ponencia [del Estatut de Catalunya] que lamentablemente no tuvo luz ni taquígrafos". Fue allí donde, según ha señalado, hizo "una muy buena relación política con" Josep Lluís Carod-Rovira. En esta ponencia, Trillo ha subrayado que se discutió sobre "la nacionalidad catalana" y la "historia del nacionalismo catalán". 

Por todo ello, Trillo ha querido aclarar que "en ningún caso" hubo por su parte "la animosidad que se ha presentado" en él "contra Catalunya". "Quiero tanto [a Catalunya] como usted", le ha espetado a Rufián antes de pedir al conjunto de los diputados presentes que se busque "entre todos un marco de encuentro" para solventar el conflicto catalán. 

'Caso Gürtel'

El exministro de Defensa, que había sido llamado para dar explicaciones sobre la supuesta financiación ilegal del PP, ha sido tajante: "Ni conozco ningún tipo de cuentas ni ningún tipo de caja". Una postura que, él mismo ha reconocido, sigue el camino abierto por cinco secretario generales conservadores que ya han acudido a la comisión. "Todos han negado la existencia de financiación paralela o B, si ellos, que eran los responsables orgánicos, no saben nada, imagínese lo que puedo saber yo de eso".

El nombre de Trillo, presente en los papeles de Bárcenas, ha servido para sacar  la luz una de las polémicas que más afectó a su carrera, el accidente del Yak-42 en 2003 en el que murieron 62 militares españoles. Y es que, el extesorero apuntó la cantidad de 36.000 euros para la defensa de los implicados en la gestión del accidente. A este sentido, Trillo ha reprochado a los portavoces políticos el "exceso" de llegar a "confundir" el accidente aéreo con la financiación ilegal del PP. 

'Caso Noós"

Y el desconocimiento de cualquier sistema de financiación ilegal ha sido también el argumento empleado por el expresidente balear Jaume Matas que ha comparecido desde la prisión de Aranjuez, donde entró por propia voluntad en julio tras ser condenado a 3 años y 8 meses por el 'caso Noós'. "No tengo ningún conocimiento de ninguna caja B", ha sentenciado el exministro tras descartar haber recibido sobresueldos del PP.  

Lo que sí reconoce es haber cometido los delitos que le llevaron a la cárcel y de los que se arrepiente. Unos actos de los que Matas ha señalado que los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy no tenían conocimiento alguno. "Yo nunca he recibido ninguna instrucción de Rajoy, Aznar ni nadie", ha afirmado para despejar las dudas sobre los dirigentes conservadores antes de incidir en que su comparecencia desde la cárcel es por el caso Noós y "no tiene nada que ver con la financiación del partido". 

Así, Matas ha señalado, varias veces, estar condenado por tráfico de influencias en 2009, una sentencia que le acarreó nueves meses de cárcel, y por un delito continuo de prevaricación con falsedad y malversación de caudales públicos en 2017 al otorgar a dedo contratos al yerno del rey emérito Íñaki Urdangarín. En este sentido, el expresidente regional ha insistido en que, tras "10 años de instrucción judicial", no se le ha condenado por ningún otro delito.