Ir a contenido

REACCIÓN

El PP rompe con el PSOE para intentar salvar a Cosidó

Casado no volverá al pacto del CGPJ mientras la ministra Delgado no dimita

Los socialistas piden que recapacite y permita la votación de los vocales el jueves

Pilar Santos

Javier Maroto anuncia que el PP da por roto el acuerdo para la renovación del CGPJ después de la renuncia de Marchena. / FERNANDO ALVARADO (EFE / VÍDEO: ACN)

El PP rompió este martes el pacto con el PSOE sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Supremo (TS). El anuncio llegó minutos después de que se conociera la renuncia de Manuel Marchena a presidir el órgano de gobierno de los jueces en protesta por la filtración y el espectáculo montado por el Gobierno, el PSOE y el PP sobre la elección de su nombre. En su comunicado, el juez Marchena hace referencia velada también a la noticia de la víspera, cuando fueron publicados los mensajes enviados por el portavoz de los populares en el Senado, Ignacio Cosidó, a todos sus compañeros de bancada en los que hacía gala de que el PP podría controlar la Sala Segunda del Supremo "desde detrás" (una sala en la que se juzgará a los líderes y políticos independentistas).

La filtración de su nombre varias semanas antes de que los vocales tuvieran que votarle y los wasaps llevaron a Marchena a dar un paso atrás y provocaron la aceleración de la estrategia de los conservadores, que se han empeñado en hacer olvidar el patinazo de Cosidó. El senador descartó dimitir, un cese que le reclaman el Gobierno, el PSOE, PodemosERC y PDECat, porque sigue contando con el "respaldo" de Casado. 

Enmienda de los populares

El líder del PP anunció que rompe el pacto al que había llegado con los socialistas y se comprometió a diseñar un nuevo modelo para designar los vocales que propondrá si llega al Gobierno. Por el momento, el PP presentó en el Senado una enmienda a la reforma abierta de la ley orgánica del poder judicial en la que establece la vuelta al sistema de antes de 1985, para que los 12 vocales de extracción judicial sean elegidos directamente por los jueces y magistrados, y que Congreso y Senado designen a los otros ocho. En la actualidad, las dos Cámaras son las que nombran directamente a los 20 vocales.

Casado, además, pidió que, para desatascar la situación con el PSOE, el presidente Pedro Sánchez debía dejar caer a la ministra de Justicia, Dolores Delgado. En opinión del presidente conservador no es una interlocutora válida para llegar a este acuerdo. El secretario de organización del PP, Javier Maroto, acusó a Delgado de ser "la ministra más sucia políticamente de todo el Gobierno" y la culpó de las "filtraciones" sobre la renovación del CGPJ. Génova ya había pedido con anterioridad la dimisión de Delgado por las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo

La votación en el Congreso

En declaraciones a los medios el Senado, la ministra calificó de "inadmisibles" los wasaps de Cosidó y lamentó que los conservadores la usen a ella de "cortina de humo". Delgado les ha pedido "mantener el consenso" en la elección de los vocales. Y en eso va a estar el PSOE hasta el jueves, el día en el que estaba previsto que se votara en el pleno del Congreso la elección de los vocales. Casado, al romper el pacto, comunicó que retiraba esa iniciativa, pero al ser conjunta, porque la presentó con los socialistas, puede ocurrir que el PSOE no secunde su marcha atrás y al final se acabe votando.

En todo caso, la renovación del CGPJ requiere del apoyo de tres quintas partes de los diputados, un número que solo se alcanza si votan a favor los 134 diputados del PP. Casado aconsejó a Sánchez que no convierta "la sesión parlamentaria en una especie de debate" en el que los "populistas", señaló, "puedan mermar la credibilidad" del CGPJ. 

Vuelta a la "sensatez" 

La portavoz de los socialistas en la Cámara baja, Adriana Lastra, hizo una "llamada a la sensatez" al PP y defendió la fórmula actual para elegir a los vocales porque deja en manos de los representantes de los ciudadanos la elección de algunos miembros del CGPJ. La portavoz de los socialistas en la Cámara baja, Adriana Lastra, hizo una «llamada a la sensatez» al PP y defendió la fórmula actual para elegir a los vocales porque deja en manos de los representantes de los ciudadanos la elección de algunos miembros del CGPJ.

Fuentes socialistas quitaron importancia a una entrevista que la Sexta emitió en diciembre del 2014 en la que Sánchez afirmaba que estaba "dispuesto a renunciar" a las "comodidades del bipartidismo" y subrayaron que ningún programa electoral ha recogido esa idea. "No estoy de acuerdo en que seamos los poderes políticos los que decidamos el órgano de gobierno de los jueces", declaró el entonces secretario general.

El líder naranja, Albert Rivera, que siempre ha blandido la bandera de la despolitización de la justicia, reclamó al PP y al PSOE que pidan disculpas a los españoles y sobre todo a jueces y fiscales por el reparto del poder judicial: "¡Qué vergüenza de país!", exclamó el presidente de Ciudadanos