01 abr 2020

Ir a contenido

PARO EN LA JUDICATURA

Delgado se enfrenta a su primera huelga de jueces y fiscales como ministra

En la última reunión advirtió a sus excompañeros de protestas que el paro significaba el fin de la negociación

Pidió tres veces a los representantes de jueces y fiscales que le concretaran el motivo de la movilización

Ángeles Vázquez

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante una intervención en el Congreso.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante una intervención en el Congreso. / JOSE LUIS ROCA

La vida da muchas vueltas. Tantas que en mayo puedes ser la primera en manifestarte con tus compañeros en Fiscalía General del Estado para mostrar tu indignación contra las políticas del Ministerio de Justicia y en noviembre puedes ser la ministra contra la que protestan tus compañeros. Eso le ha ocurrido a Dolores Delgado, que este lunes se enfrentará a la huelga general que han convocado las cuatro principales asociaciones de jueces y las tres fiscales, incluida la Unión Progresista de Fiscales (UPF), a la que ella pertenece.

No es la primera protesta a la que se enfrenta desde que está en el ministerio. Esta misma semana pararon los letrados de la Administración de Justicia (antiguos secretarios judiciales), con un seguimiento del 45,86%, según Justicia, y los funcionarios. Pero la protagonizada por jueces y fiscales es la más dolorosa. En la última reunión con los representantes de las asociaciones convocantes, Delgado les advirtió de que si iban a la huelga se romperían las negociaciones que mantenían para lograr las reformas que consideran imprescindibles para la justicia.

El aviso fue destacado en un comunicado por la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, la progresista Jueces y Juezas para la Democracia y la Asociación de Fiscales. La UPF resaltó, en cambio, en el que hizo en solitario, que valora "los esfuerzos del ministerio y el hecho de que se haya conseguido más en cuatro meses que en los siete años anteriores con el Gobierno del Partido Popular". Añadía que su "unión a la convocatoria de huelga no lo es contra el Ministerio de Justicia actual, sino como un medio para lograr que los grupos políticos acaben con la situación actual del servicio público de la justicia, en mínimos estos días".

Ese respaldo al actual equipo de Justicia no fue refrendado por el resto de asociaciones, que en su comunicado conjunto mostraban su escepticismo ante la nota con la que el ministerio informaba del encuentro bajo el título de que la protesta no era contra el equipo de Delgado. Las asociaciones, además, señalaban que "los partidos en el gobierno y en la oposición parece que únicamente alcanzan acuerdos pacíficos y sólidos en lo que al control del Poder Judicial se refiere", al haberse conocido ese mismo día el acuerdo suscrito entre el PP y el PSOE para que el magistrado Manuel Marchena presida el Consejo General del Poder Judicial. Añadían que eso ocurría en un momento de "desafección de la carrera judicial con sus representantes y ante una crisis de imagen de la justicia sin precedentes".

Preguntar el motivo

Fuentes presentes en esa reunión señalan a EL PERIÓDICO que la ministra preguntó tres veces por el motivo por el que jueces y fiscales mantenían la convocatoria de huelga de este lunes, insistiendo en que lo concretaran y en el trabajo que desde que había asumido había desarrollado.

Sus excompañeros de protestas son conscientes de que no todo lo que piden depende de Justicia, como ocurría con Rafael Catalá, pero consideran que ni siquiera ha llevado a la práctica lo que estaba en su mano, como acabar con los plazos de la instrucción, que impuso el PP.