Ir a contenido

Acuerdo de mínimos en Palau por el diálogo

Govern, JxCat, ERC, 'comuns' y PSC apuestan por una salida política al conflicto soberanista

Reforma estatutaria frente a referéndum de independencia, principal discrepancia en una cita con buen tono

Xabier Barrena / Roger Pascual / Fidel Masreal

El president Torra preside la cumbre en el Palau de la Generalitat

El president Torra preside la cumbre en el Palau de la Generalitat / FERRAN NADEU

De una cumbre de todos los grupos con ausencia de tres de los mismos y en un contexto de tensión máxima en el debate soberanista, podía esperarse más bien poco. Así que como se dice en estos casos, la clave estaba en el factor humano y en los matices. De entrada, las formas y la voluntad de todos los presentes -Govern, JxCat, ERC, PSC y 'comuns'- de dialogar, de hacerlo con buen tono, de seguir viéndose y de explorar vías políticas al conflicto existente. Esta es la principal conclusión, extraída de las impresiones que fuentes conocedoras de la reunión trasladan de un encuentro que ha durado dos horas en el Palau de la Generalitat con la ausencia de Ciutadans, el PP y la CUP, cuya excusa es que se trataba de una reunión autonomista.

Varias fuentes consultadas apuntaron que la reunión había transcurrido con “buen tono”, aunque no se había cerrado “ninguna concreción”. Con todo, las perspectivas de futuro eran halagüeñas: “Hay opciones de avanzar, eso sí, paso a paso y lentamente” señaló a este diario una voz conocedora de los entresijos de las reunión.

Las vías de futuro

La ausencia de Ciudadanos y el PP dejó al PSC como única fuerza representada que no apoya el derecho a la autodeterminación de Catalunya. Un PSC que, como ha recordado ante el micro la portavoz del Govern y 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi -y, fuera de las cámaras, otros representantes del independentismo- hace apenas seis años sí daba a apoyo al derecho a decidir. De hecho, preguntado sobre la propuesta de los 'comuns' de un "pacto de claridad" basado en el modelo canadiense, Iceta recordaba enseguida que su partido tumbó esta vía. Por tanto, el posible ‘recorrido’ pasa o bien porque el PSC se acerque de nuevo al referéndum o bien porque los partidos independentistas abracen un nuevo estatuto de autonomía, con su pertinente lavado de imagen e, incluso, cambio de nombre. Preguntado uno de los asistentes independentistas a la reunión si era factible ese paso atrás la respuesta fue tajante “ni en broma”.

Cabe concluir que, para el secesionismo, la razón última de este foro -mientras el PSC se presente en ausencia de Ciudadanos y PP- es, precisamente redoblar la presión sobre los socialistas catalanes para que vuelvan a sus posiciones del 2012.

En el cónclave, el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha agradecido a los 'comuns' su claridad en la defensa del derecho a la autodeterminación. "No compartimos la posición de los 'comuns' al 100% pero agradecemos mucho que estuviera sobre la mesa". Una muestra más de los gestos de complicidad entre estos dos espacios políticos.

Sabrià ha hecho votos para que en futuras reuniones "se avance" en lo que son "grandes consensos de país". "La solución del conflicto solo puede pasar por las urnas y por el ejercicio del derecho a la autodeterminación".

Tics partidistas

Pese al buen clima, siguen operando los 'tics' en forma de ataques a las que algunos parecen no poderse resistir, como cuando Albert Batet, en nombre de Junts per Catalunya, afeaba al PSC que no hubiera conseguido convencer a sus "socios del tripartito 155" de que acudieran a la reunión, en relación a Ciutadans y el PP. Unas declaraciones que en el PSC han generado la siguiente respuesta: "Hay que ser realistas, las posiciones son muy distantes, no hay voluntad de ruptura pero sólo hay que escuchar las declaraciones de Batet". Y fuentes de los 'comuns' denunciaron tras la reunión que "no puede ser que la mesa se convoquei a capricho de Torra sin orden del día ni contenidos" -Artadi alegó que no se quería encorsetar la cita- y dudaron de que se pretendan acuerdos "más allá de escenificar que se quieren acuerdos".

Contra la intimidación

En un clima denso políticamente por exabruptos en el Parlament, acciones como las de Arrán, vinculada a la CUP, contra el domicilio del juez Llanera, o la tensión evidente y pública entre JxCat y ERC, cabe destacar lo explicado por el socialista Miquel iceta -quien tuvo la iniciativa de pedir la reunión- en el sentido de que se ha producido "un gran consenso a la hora de denunciar cualquier acto de violencia o intimidación".

Dicho lo cual, en el capítulo de los no acuerdos, una lista notable de asuntos. como por ejemplo Artadi lamentando que el PSC no quisiera compartir una declaración conjunta contra la acusación de rebelión y la cárcel preventiva de los independentistas presos. O que se rechace volver a aplicar el 155. En cualquier caso, todo ello podrá ser objeto de debate si, como ha prometido el 'president' Torra, se producen nuevos encuentros en este tímido inicio de deshielo en forma de diálogo.