Ir a contenido

LOS ATENTADOS DEL 17-A

El juez confirma que no puede atribuir asesinato a los detenidos de la célula de Ripoll

No ve indicios de que Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal y Said Ben Iazza conocieran los planes yihadistas

Explica que los atropellos masivos se improvisaron tras estallar el chalé de Alcanar y morir Es Satty

Ángeles Vázquez

De izquierda a derecha, los tres principales procesados por los atentados de Catalunya de agosto de 2017: Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal (al poco de ser rescatado por los bomberos tras la explosión del chalé de Alcanar) y Said Ben Iazza.

De izquierda a derecha, los tres principales procesados por los atentados de Catalunya de agosto de 2017: Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal (al poco de ser rescatado por los bomberos tras la explosión del chalé de Alcanar) y Said Ben Iazza. / El Periódico

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha confirmado el procesamiento de Driss Oukabir y Mohamed Houli Chemlal, como miembros de la célula yihadista de Ripoll que cometió los atentados de Barcelona y Cambrils de agosto de 2017, y de Said Ben Iazza, como colaborador, pero rechaza ampliarlo con los 16 muertos y 140 heridos que se produjeron en ambos ataques, como pretendían las acusaciones, porque considera que los atropellos mortales se improvisaron tras la explosión del chalé de Alcanar y la muerte de su líder, el imán Abdelbaki Es Satty, sin que conste que ellos supieran los nuevos planes de sus compañeros.

En dos autos, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 ha rechazado tanto los recursos de las defensas de los procesados, que pretendían resultar exonerados de lo ocurrido hace 14 meses, como los de siete acusaciones particulares, que pretendían ampliar que el procesamiento de estos tres detenidos con 16 delitos de asesinato terrorista y 140, en grado de tentativa.

En sus resoluciones, el magistrado confirma el procesamiento de Oukabir y Houli por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa. A Iazza, quien fue detenido en Castellón un mes después de los atentados, le atribuye el delito de colaboración en organización terrorista, por ayudar a los miembros de la célula a comprar los precursores para los explosivos.

Las acusaciones alegaban que existen indicios en el sumario para ampliar el procesamiento de Oukabir, Houli e Iazza, al que consideran un miembro más de la célula, no un mero colaborador, con los atentados que se cometieron, ya que realizaron actos decisivos para la comisión de esos hechos, como alquilar la furgoneta con la que Younes Abouyaaqoub -abatido en Subirats cuatro días después- perpetró el atentado de la Rambla.

Ignoraban planes improvisados

El juez, en cambio, mantiene que de las diligencias sumariales que obran en la causa no cabe deducir, racional y fundadamente la participación de los tres procesados en los hechos que la parte recurrente pretende imputarles con "elementos subjetivos y conclusiones no fundadas en datos fácticos objetivos". Explica que es "de todo punto evidente que el objetivo de la célula terrorista era el de cometer varios atentados mediante el uso del explosivo que estaban fabricando en la vivienda de la localidad de Alcanar".

Su explosión el 16 de agosto de 2017 "frustra e imposibilita la posibilidad de seguir adelante con los planes terroristas trazados, falleciendo a consecuencia de la misma quien sería el líder del grupo, y quien hasta la fecha se habría encargado de dirigir a sus integrantes y de planear las acciones del mismo, el imán Abdelbaki Es Satty". Como a partir de ahí los planes se improvisan, el juez entiende que no hay indicios de que los procesados hubieran conocido o participado en ellos, lo que impide considerarlos coautores.

En este sentido destaca cómo Houli, que resultó herido en Alcanar, se muestra "sorprendido y apesadumbrado" al saber lo que había ocurrido con sus compañeros, abatidos en Cambrils, al ser informado de ello por los mossos durante su interrogatorio. En cuanto a Oukabir señala que no se ha encontrado ningún contacto con sus hermanos o los otros miembros de la célula que lleven a pensar que sabía que iban a realizar los atropellos