05 jul 2020

Ir a contenido

TREGUA EN CATALUNYA EN COMÚ PODEM

Armisticio en los 'comuns'

Roger Pascual

Nuet habla en el Parlament ante la mirada de Albiach y Alamany (derecha).

Nuet habla en el Parlament ante la mirada de Albiach y Alamany (derecha). / ALBERT BERTRAN

El pasado domingo se celebró el centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial. Un acuerdo histórico que puso fin a la primera y cruenta guerra global y que brindó un par de décadas de tregua hasta que la mecha volvió a prender en el corazón de Europa. Hace tres semanas los diputados Joan Josep Nuet y Elisenda Alamany presentaban de la plataforma Sobiranistes, que desató la primera gran guerra dentro de Catalunya en Comú Podem, larvada desde la confección de la lista para la ejecutiva y la dimisión de Xavier Domènech. Tras la destitución de Marc Grau como coordinador del grupo parlamentario, persona de estrecha confianza de Alamany, y la dimisión de esta como portavoz parlamentaria, la tensión ha remitido en las dos últimas semanas. El tácito armisticio ha llevado al cese de las hostilidades para intentar hacer frente común hasta las elecciones europeas y municipales. Unos comicios, especialmente los últimos, que marcarán el futuro del espacio electoral.

Sobiranistes, la bomba que hizo saltar todas las alarmas en el cuartel general de los 'comuns', sigue en pie y da sus primeros pasos, aunque sin riesgo de detonación inminente. Esta semana Alamany se reunió con Òmnium, iniciando de esta forma la ronda de contactos con actores sociales, culturales y políticos catalanes para dar a conocer la nueva plataforma.

 

"Sobiranistes tiene su agenda propia, pero no hay intención de romper nada", remarcan los impulsores. "Ahora se nos escucha más, como mínimo", reflexionan, explicando que el reto es trabajar para que los 'comuns' puedan ir todos de la mano hacia las municipales y europeas. "No habrá sustos". Pasada esa cita y la sentencia del 'procés' (en la que Nuet es uno de los encausados), será hora de hacer inventario y perfilar qué futuro debe tener Sobiranistes, en función de si han sido atendidas sus reivindicaciones de que los 'comuns' no deben de apartarse de la defensa el soberanismo. 

Desde la otro trinchera agradecen también que se haya vuelto a una "relación normalizada". "Obviamente el hecho de que no haya ruido en los medios nos permite centrarnos en empezar a afrontar sin distracciones las elecciones", explican fuentes de la dirección de los 'comuns'. "Las municipales tienen que ser la prioridad número uno ahora, por encima de todo, y todos tenemos que estar alineados", coincide Susana Segovia, nueva portavoz en sustitución de Alamany, que celebra el nuevo clima que se vive en el Parlament. "El ambiente ha mejorado bastante tras un momento de reajuste complicado para todos. Los dos últimos meses costaba mucho más recuperar este ambiente de trabajo". En este sentido, señala que las reuniones que puedan tener Sobiranistes con otros actores políticos no incomodan a los 'comuns'. "Si Elisenda Alamany y Marc Grau quieren tener su agenda, ellos sabrán".

El 'frente EUiA'

Por su parte, Nuet ha remitido esta semana un documento a la dirección de los 'comuns' en nombre de EUiA con las peticiones de ese espacio. El 'frente EUiA', otro de los que se abrió en la guerra total desatada en el espacio por la irrupción de Sobiranistes, parece haberse pacificado también. El líder de EUiA ha dejado claro que participa en Sobiranistes solo a título personal, después de que Joan Mena y varios cargos del partido le acusaran en un artículo en EL PERIÓDICO de "usar el nombre de EUiA para legitimar pretensiones ajenas" a la política de la formación. Tras el cese de las hostilidades, todos los 'comuns' unen de momento las bayonetas para intentar mantener la capital catalana en los comicios de mayo, a sabiendas de que por el Arco del Triunfo de Barcelona pasa más que nunca el futuro de la confluencia de Ada Colau.