reacciones por la elección

Rivera critica el "supermercado" de PP y PSOE con el CGPJ y Podemos rechaza a Marchena

Casado celebra el acuerdo y subraya que el nuevo presidente es un "jurista de los mejores"

El PSOE avisa de que las relaciones entre Sánchez y Casado siguen rotas

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

El Periódico / Agencias

El presidente de Cs, Albert Rivera, ha calificado de "escándalo y vergüenza" que el PP y el PSOE hayan negociado "a dedo" el reparto del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "El Poder Judicial no es un supermercado", ha dicho. Rivera, en una entrevista en Tele 5, ha cargado contra el acuerdo entre el Gobierno y el PP para el nombramiento de Manuel Marchena como presidente del CGPJ, que, según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo, contará con once miembros progresistas de los veinte que lo conforman.

El líder de Ciudadanos ve además "sorprendente" y "un pacto contra natura para muchos votantes" que el PP, según él, dé la mayoría a Podemos y que los que se manifiestan ante los jueces para pedir la independencia del Poder Judicial, como hizo el sábado Pablo Iglesias, sean ahora quienes los elijan. Ha lamentado que PP y PSOE no consigan ponerse de acuerdo en temas como un pacto de Estado para la educación o para reformar la Administración, pero sí para que cada uno coloque a sus magistrados o para taparse en la corrupción como han hecho durante años. Si lo que querían era recuperar la credibilidad de la Justicia tras la polémica por el fallo de la hipotecas, se ha hecho "justo lo contrario a lo que había que hacer", ha subrayado Rivera. Cs, ha explicado su líder, podría haber participado también en esta negociación porque por escaños le corresponde, pero ha declinado hacerlo porque no cree en un modelo en el que los partidos son los que eligen a los jueces.  

Por su parte, la coportavoz de Podemos, Noelia Vera, ha confirmado que su formación está manteniendo conversaciones con el Gobierno para negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y que han puesto sobre la mesa dos exigencias, que no tienen que ver con nombres ni cupos: que la presidenta sea una mujer y el órgano, feminista, y que los miembros sean profesionales solventes. De este modo, Vera ha rechazado el acuerdo alcanzando entre el Gobierno y el PP.

Desde IU, su coordinador federal, Alberto Garzón, ha calificado de "inexplicable" que el PSOE haya "cedido" ante el PP al haber pactado el nombramiento de Marchena en un momento de "descrédito" de la justicia. Se mantiene de esta forma, ha añadido, la "mala imagen" de la justicia y el PSOE demuestra haber "cedido" ante las "imposiciones" de la derecha mas conservadora, cuando la justicia ha mostrado su cara "más reaccionaria" y a pesar de que esta última no tiene además mayoría en el parlamento.  

PP y PSOE, relaciones "rotas"

El presidente del PP, Pablo Casado, ha celebrado el acuerdo y ha definido a Marchena como un "jurista de los mejores que ha tenido España en las últimas décadas" y que cuenta con el "respeto de toda la profesión".

"La independencia de los profesionales que se han presentado, tanto por el turno de jueces como por la cuota de juristas son de una extraordinaria profesionalidad, trayectoria e independencia y nuestro compromiso es que el CGPJ siga desarrollando su labor de gobierno de los jueces con la brillantez con la que lo ha hecho hasta ahora", ha manifestado.

Al ser preguntado expresamente si ha hablado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para cerrar ese pacto en el CGPJ, Casado ha rehusado responder por "respeto" a la propia elección del órgano de gobierno de los jueces y ha agregado después que su partido "siempre ha dicho que nunca romperá relaciones con el partido que está al frente del Gobierno" y apoyará propuestas "responsables" que tenga que ver con el Estado.

Te puede interesar

Pese a ello, el PSOE ha confirmado que las relaciones entre Sánchez y Casado siguen rotas pese al acuerdo "No hay ninguna novedad. La distancia es un hecho", ha señalado la portavoz del Comité Electoral del PSOE, Esther Peña, en rueda de prensa en la sede del partido en Ferraz. Sánchez rompió relaciones con Casado el pasado 24 de octubre, después de que el presidente del PP no se disculpara por acusarle en sede parlamentaria de ser "partícipe y responsable" del golpe de Estado que, a su juicio, se sigue perpetrando en Catalunya.

Preguntada si el PSOE confía en que la salida de Marchena -considerado uno de los jueces de línea más dura en el caso del 'procés'- podría favorecer una sentencia que perjudicase menos la estrategia de diálogo en búsqueda de una solución en Catalunya, Peña ha asegurado que para su partido, "la independencia de la justicia es una máxima". "No hay una estrategia política relacionada con lo judicial, todo lo contrario. Sí que hay una estrategia política relacionada con el diálogo", ha señalado.