Ir a contenido

TUMBA DEL DICTADOR

El Gobierno explora nuevas fórmulas para evitar que Franco vaya a la Almudena

Los socialistas temen que PP y Cs bloqueen la reforma de la memoria histórica en el Congreso

"El Ejecutivo habilitará los recursos y procedimientos que estime oportunos", señala Celaá

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez, en una reunión.

Pedro Sánchez, en una reunión. / JOSÉ LUIS ROCA

El proceso de sacar el cadáver de Francisco Franco del Valle de los Caídos está siendo más complicado de lo que esperaba el Gobierno. No tanto por la exhumación del dictador, que resulta en principio sencilla y ya tiene cobertura legal a través del decreto aprobado el pasado agosto, como por la inhumación, ya que la familia insiste en llevar los restos a la catedral de la Almudena, donde tiene una cripta en propiedad, una posibilidad que rechaza el Ejecutivo porque se encuentra en pleno centro de Madrid y podría ser allí exaltado. Para evitar que Franco sea allí enterrado de nuevo, los socialistas propusieron una reforma de la ley de memoria histórica, actualmente en tramitación parlamentaria, pero los plazos se pueden dilatar en exceso. Así que el Gobierno ya prepara vías alternativas.

La propia portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha señalado este jueves que hay ofórmulas distintas a la del Congreso para impedir que Franco vaya a la Almudena. "El Gobierno no va a permitir que un dictador siga ocupando un lugar público que se preste a un enaltecimiento. Con la ley en la mano y con todas las declaraciones del Parlamento Europeo habilitará los recursos y el procedimiento que estime oportunos para evitarlo. Ustedes lo conocerán en tiempo y forma", ha dicho Celaá.

Uno de esos mecanismos podría ser la aprobación de un nuevo decreto señalando que no sea inhumado en un lugar donde pueda ser objeto de homenaje, pero fuentes de la Moncloa descartan, en principio, esta posibilidad. La puerta, aun así, no está cerrada del todo. "Esto es como una partida de ajedrez", señalan los colaboradores del presidente, Pedro Sánchez. Lo único que ya parece claro es que la exhumación no será en el 2018, como anunció el Ejecutivo, sino en el 2019.

La rapidez de la reforma de la ley de memoria histórica depende del PP y Ciudadanos. Ambos partidos suman mayoría en la Mesa del Congreso (pero no en el pleno, toda una anomalía) y pueden alargar la tramitación ampliando sin límite el trámite de enmiendas. El pasado lunes, conservadores y naranjas dieron ese paso. Pueden seguir haciéndolo cada semana.

Informe de la Comunidad de Madrid

Mientras tanto, el Consejo de Ministros ha aprobado este jueves la continuación del procedimiento para exhumar a Franco. La nueva fase incluye el envío al Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, donde se encuentra el Valle de los Caídos, de la información sobre la exhumación, así como la solicitud a la Comunidad de Madrid de un informe no vinculante, en el plazo de un mes, sobre "sanidad mortuoria". Una vez dados estos pasos, se abrirá un nuevo plazo de 10 días para que los interesados (entre ellos los nietos de Franco) hagan alegaciones.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.