07 abr 2020

Ir a contenido

Recurso de la Fiscalía

Bélgica lleva el caso de Valtònyc ante el Tribunal de Justicia de la UE

El Tribunal de apelaciones de Gante tiene dudas sobre la aplicación de la legislación sobre enaltecimiento de terrorismo

Silvia Martinez

José Miguel Arenas, Valtonyc, esta mañana, a su llegada al Palacio de Justicia.

José Miguel Arenas, Valtonyc, esta mañana, a su llegada al Palacio de Justicia. / JOHN THYS (AFP)

El Tribunal de Primera Instancia de Gante le dio la razón en septiembre y rechazó su extradición. La fiscalía recurrió y la corte de apelaciones acaba de anunciar que antes de decidir sobre la orden europea de detención y entrega cursada por las autoridades españolas contra el rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtònyc, debe consultar con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

"La corte europea quiere saber qué ley penal española debe tener en cuenta, la de 2015 o la que existía en el 2012. La corte ha decidido no responderse a sí misma a esa pregunta e interrogar al tribunal europeo en Luxemburgo", ha explicado el abogado de Valtònyc tras la vista celebrada este martes sobre las dudas que genera la aplicación de la legislación española en relación al cargo de enaltecimiento del terrorismo. Dicho de otra forma, los tres jueces que examinan el caso en Gante quiere saber si deben seguir la norma que estaba en vigor cuando ocurrieron los hechos o la que está en vigor actualmente, que el Gobierno endureció posteriormente.

El cantante, que se encuentra en Bélgica desde antes de verano, ha celebrado la decisión porque será la máxima corte europea quien decida que "unas canciones no pueden ser delito", lo que supone, a su juicio, una "buena señal". La consulta ante la corte europea prolongará durante meses el proceso.

Condenado en España

Valtònyc está condenado en España a tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona y amenazas, pero ahora puede residir con normalidad en Bélgica y sus abogados le aconsejan que no salga del país por el riesgo de que la Justicia española emita una nueva euroorden.

El rapero mallorquín debería haber entrado en prisión en España antes del pasado 24 de mayo, cuando concluía el plazo otorgado por la justicia española, pero, tras varias semanas en paradero desconocido, reapareció en julio en una rueda de prensa en Bruselas.