Ir a contenido

ESCÁNDALO POR LAS GRABACIONES

Cospedal pone en aprietos a Casado y se aferra al escaño

La exsecretaria general solo deja el comité ejecutivo nacional tras la publicación de los audios de Villarejo

El líder popular opta por no pedirle por ahora que deje el grupo parlamentario ni quitarle los cargos en el Congreso

Pilar Santos

María Dolores de Cospedal, Pablo Casado y Alfonso Suarez Illana. / ZIPI - EFE (EPRESS TV)

La exministra María Dolores de Cospedal deja el PP, pero no del todo. La antigua secretaria general se reunió este lunes en Génova con el secretario general, Teodoro García Egea, y con el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, y de "mutuo acuerdo", según fuentes de la dirección, pactaron que abandonara su puesto como vocal en el comité ejecutivo nacional, el máximo órgano de dirección de los populares. A lo que no renuncia es al acta de diputada. Al menos por ahora. Según García Egea, no se lo pidieron. 

Las grabaciones realizadas por el excomisario José Manuel Villarejo en las que Cospedal solicita al expolicía que espíe a su compañero de partido Javier Arenas y al hermano del exlíder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba han podido con la paciencia de Pablo Casado que, según fuentes de su equipo, tomó la iniciativa de reclamar a la afectada un paso atrás. No se ha atrevido a reclamarle el acta de diputada, un título personal e intransferible que le permitiría ser juzgada por el Tribunal Supremo en caso de necesitarlo. Sin embargo, en Génova ruegan "no acelerar la realidad" y dicen ser conscientes de que es un "proceso vivo", en referencia a las informaciones que puedan salir.

Así las cosas, Casado, que evitó las preguntas de este asunto durante toda la jornada, ha optado por ir día a día, audio a audio. Y ella, también. No lo está poniendo fácil. La persona que dirigió el partido en los peores años de Gürtel y que consiguió compensar su derrota en las primarias al ver a su enemiga, Soraya Sáenz de Santamaría, también caer, deja el comité ejecutivo por la puerta falsa, pero se resiste a cortar la relación con el partido. 

Tras la reunión de la mañana, Cospedal emitió un comunicado en el que aseguró que renuncia a su puesto como vocal de libre designación (que Casado le ofreció tras su apoyo en el congreso interno) con el objetivo de evitar que los "ataques" que ha recibido por las grabaciones se hagan "extensivos" al PP. 

Los otros cargos en el Congreso

Casado podría echarla del grupo parlamentario o al menos sugerírselo, como hizo con la senadora Rita Barberá, pero no ha dado ese paso. Tampoco le ha retirado los dos cargos que tiene como diputada: es vocal de la Diputación Permanente y preside la comisión de Exteriores. Según fuentes parlamentarias, de ambos puestos podría decretar su cese de manera categórica. En el primer caso, en numerosas ocasiones los partidos han modificado los miembros de sus representantes en la Permanente.

No es tan usual el segundo caso, desposeer de la presidencia de una comisión. Según expertos en el reglamento del Congreso, la dirección del grupo parlamentario podría entregar una nueva lista de los miembros adscritos a ese organismo de Exteriores y no incluir su nombre. De esa manera su presidencia decaería y perdería el 'sillón' de esa comisión. Eso, en todo caso, podría abrir un debate jurídico, admiten los expertos, que parece que el PP quiere evitar. En ese mismo caso se encuentra la diputada Celia Villalobos, sorayista de pro, y que continúa como presidenta de la comisión del Pacto de Toledo. 

Reuniones por "obligación"

En el comunicado, Cospedal reiteró que ella no ha "mentido nunca" sobre si conocía a Villarejo y aseguró que las reuniones que mantuvo las realizó pensando en que eran su "obligación" como secretaria general para "tener toda la información posible". "Mi lucha contra la corrupción (…) ha sido siempre una prioridad en mi función como secretaria general", afirmó. "Las manipulaciones que se están haciendo de las cintas (...) tratan de perjudicar y dañar mi imagen personal, algo que no quiero que se extienda al PP", continuó. 

Apenas media hora después de conocerse la noticia, García Egea, en rueda de prensa, aprovechó para recordar que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, también salió en unos audios de Villarejo y sigue en el Consejo de Ministros. El secretario general dijo que espera que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias "no se atrevan a hablar" de este asunto mientras Delgado no dimita.

Según el PSOE, Cospedal debe ser "coherente" y dejar el acta de diputada, un gesto que también le reclama Ciudadanos.