Ir a contenido

BARÓMETRO DE ESPAÑA DEL GESOP

Dos de cada tres españoles creen que la ultraderecha avanza de la mano de Vox

El partido que lidera Santiago Abascal lograría entre tres y cinco escaños

El 39,5% de los encuestados considera que el discurso del PP es ultra

Juan Ruiz Sierra

Multitudinario acto de Vox en el pabellón de Vistalegre, el pasado 7 de octubre.

Multitudinario acto de Vox en el pabellón de Vistalegre, el pasado 7 de octubre. / REUTERS

Las encuestas suelen estar llenas de preguntas donde las contestaciones de los ciudadanos, su percepción, es muy distinta según sus simpatías políticas, pero en cuanto a la situación por la que pasa la extrema derecha, las posiciones no varían en exceso. Casi dos de cada tres españoles (el 64,1%) consideran que los ultras avanzan, sobre todo de la mano de Vox, según señala el sondeo del Gabinet d’Estudis Sociales y Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, frente al 27,4% que contestan que no lo hacen. No hay apenas diferencias de diagnóstico entre los votantes de los partidos mayoritarios, a excepción de quienes apoyan a Unidos Podemos.

El 56,5% de los españoles que respaldaron al PP en las últimas generales, en junio del 2016, consideran que la extrema derecha está creciendo, frente al 61,8% del electorado del PSOE y el 61,4% del de Ciudadanos. Entre los simpatizantes morados el porcentaje asciende hasta el 78%, casi tan alto como el de los votantes de ERC: un 82,1% de este colectivo responde que el fenómeno ultra cotiza al alza. Los votantes del PDECat que coinciden en el dictamen son un 64%.

Cuestión distinta es qué siglas representa la extrema derecha para los sondeados. Vox, que tras varios años de travesía en el desierto ha mostrado su empuje en los últimos tiempos, con cerca de 11.000 afiliados y la celebración de un multitudinario acto en Madrid a principios de octubre, es el partido que más se identifica con este espectro ideológico. Pero no solo. El 51,9% de los consultados califica de ultra al partido que lidera Santiago Abascal, que según la encuesta entraría por vez primera en la Congreso, gracias a su duro discurso contra el independentismo catalán, los inmigrantes y el feminismo, con entre tres y cinco diputados y una estimación de voto del 4,3%.

No es que a Vox le moleste mucho el calificativo. El mes pasado, Javier Ortega Smith, secretario general de esta formación y abogado de la acusación contra los líderes del 'procés', contestó así en este diario a la pregunta de si era de extrema derecha: "Somos de extrema necesidad para España. Nos da igual que nos llaméis ultras, fachas, extrema derecha… No nos vais a distraer con etiquetas. Nosotros seguimos. Esto acaba de empezar".

El PP no se encuentra tan lejos en cuanto al juicio que suscita su ideología. El 39,5% de los españoles consideran que los conservadores tienen un discurso de extrema derecha, pero el sondeo también contiene el relevante dato de que más de la mitad de los votantes socialistas (el 52,8%) y de Unidos Podemos (el 64,8%) sitúan en ese espectro al partido que lidera Pablo Casado desde hace tres meses y medio. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha empleado esta tesis. El pasado 24 de octubre, durante el debate en el Congreso sobre la venta de armas a Arabia Saudí, el secretario general del PSOE acusó al PP y a Ciudadanos de hacer "manitas ideológicas" con Vox. El estudio del GESOP refleja que hay trasvase de votos de los dos primeros partidos al tercero. El 4,6% de quienes apoyaron a Mariano Rajoy en las últimas elecciones dicen que ahora respaldarían a Abascal. El porcentaje entre los antiguos simpatizantes de Albert Rivera es más alto: llega al 7%.

La percepción sobre Cs en Catalunya

Ciudadanos, que fue el primer partido en las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre, convocadas por el Gobierno central mediante el artículo 155 de la Constitución, ocupa un lugar especial entre el electorado independentista. Si hay una formación considerada como de extrema derecha por este colectivo, es la que preside Rivera, que suele calificar de "distorsión" el que la mayoría de los españoles lo identifiquen con la derecha. Para el 91% de los votantes de ERC y el 82,3% de los del PDECat, los naranjas son un partido ultra, más que el PP (85,5% y 64,1%, respectivamente) y que Vox (64,2% y 73,3%).

Catalunya, en este sentido, es la comunidad autónoma donde más se percibe el auge de la extrema derecha. El 75,7% de sus habitantes contestan que los ultras están creciendo, frente a, por ejemplo, el 71,1% de los canarios, el 70,6% de los valencianos y el 67,8% de los andaluces. Más de la mitad de los catalanes, y también de los vascos, contestan que tanto el PP como Ciudadanos son de extrema derecha.