Ir a contenido

BARÓMETRO DEL GESOP

Sondeo Catalunya: El 64% pide a Sánchez que inste a la fiscalía a suavizar las penas por el 'procés'

Un 80% se muestra partidario de que los encarcelados sean liberados hasta el inicio del juicio

División de opiniones sobre la gravedad de los actos de los que se acusa a la cúpula del 1-O

Júlia Regué

La carretera que conduce a la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada.

La carretera que conduce a la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada.

Con la cuenta atrás en marcha, descontando el plazo que la fiscalía agotará hasta dar a conocer con qué acusaciones -y consecuentes penas- se presentará al juicio a los líderes del 'procés', se redobla la presión sobre el Gobierno para que inste al ministerio público y a la Abogacía del Estado a que suavice los delitos atribuidos a la cúpula del 1-O. Y es que según la última encuesta del GESOP para EL PERIÓDICO, el 64,4% de los catalanes creen que el Ejecutivo de Pedro Sánchez debe influir para propiciar una reducción de las penas previstas, mientras un 28,9% se niega a exigir cualquier injerencia.

Los encuestados no independentistas se dividen en esta cuestión, aunque son más los que reclaman un gesto a favor de los procesados, con un 49,2%, una cifra que prevalece frente al 43,1% que lo rechaza. Los votantes socialistas son los que registran mayor desencuentro, con un 45,7% a favor de un gesto del Gobierno y un 46,9% en contra, mientras que los simpatizantes de los 'comuns' abrazan la iniciativa con un 70,1%. En el centroderecha, en plena pugna entre el PP Ciutadans, el rechazo es amplio, aunque el portazo de los naranjas es mucho más compartido en sus votantes (un 73,7% frente a un 56,9% de los populares).

Del tridente independentista, el electorado de la CUP es el que menos presión le piden al Gobierno (71,2%). Los republicanos, por su parte, son los que más exigen decididas instrucciones en favor de los presos, con un 86,7%, 10 puntos por encima de los posconvergentes (76,5%).

Contra la prisión preventiva

A ojos de los encuestados, la prisión preventiva es una medida excesiva. Un 81,8% defiende que los dirigentes del 'procés' deben ser excarcelados hasta la celebración del juicio, y solo un 15,2% avala la situación actual.

En la órbita independentista no sorprende que arrase la idea de la excarcelación con un 98,2%, aunque cabe subrayar que en la bancada de electores no secesionistas convence también a un 67%. En este sector, un 27,7% prefiere que sigan entre rejas.

El votante popular es el menos proclive a la libertad provisional. Solo un 33,4% de electores conservadores defiende la excarcelación. A la cola se sitúan los afines a Ciutadans, totalmente divididos en esta cuestión: un 44,3% reivindica que salgan de prisión y un 47,7% lo rechaza. Los votanets del PSC simpatizan mucho más con la puesta en libertad (71,3% a favor), aunque no llegan a la dimensión de Catalunya en Comú-Podem (87,9%).

Disputa en la "gravedad" de las acciones

Antes de conocer, previsiblemente este viernes, la decisión de la fiscalía y la Abogacía del Estado, los catalanes también se dividen sobre la gravedad de las acciones por las que se procesa judicialmente a los líderes del 'procés'. El 50,7% de los encuestados sostienen que las actuaciones de procesados son poco o nada graves, mientras que el 44,2% le otorgan "mucha" o "bastante" trascendencia. Las percepciones se corresponden bastante con el sentimiento independentista de los sondeados. Dos tercios de los adeptos al secesionismo (65,4%) quitan hierro a los presuntos delitos, pero más de la mitad de los contrarios a la independencia (55,3%) censuran con un mayor grado de gravedad las actuaciones del independentismo.

Los simpatizantes de la bancada popular vuelven a ser los severos sobre la gravedad de las actuaciones (88,7%), seguidos por los naranjas de Ciudadanos (81,6%). La percepción de gravedad entre el votante socialista desciende hasta un 52,3%, y los morados se sitúan a la cola con un 41,3%. Los electores de JxCat, ERC y CUP diagnostican en cerca del 60%, en los tres casos, que las acciones no se corresponden en absoluto con las acusaciones judiciales que reciben por ellas.