Ir a contenido

Ignacio González vuelve al Ayuntamiento de Madrid

Carmena no puede impedir el reingreso del expresidente, que cobrará 54.000 euros anuales

La oposición, atada "de pies y manos" ante el regreso del supuesto cabecilla del 'caso Lezo'

Miguel Ángel Rodriguez / Gemma Robles

 Ignacio Gonzalez expresidente de la Comunidad de Madrid durante la comision sobre la financiacion irregular del Partido Popular celebrada en el Congreso de los Diputados

 Ignacio Gonzalez expresidente de la Comunidad de Madrid durante la comision sobre la financiacion irregular del Partido Popular celebrada en el Congreso de los Diputados / JOSE LUIS ROCA

Por llamativo que pueda resultar el Ayuntamiento de Madrid se encuentra a la espera de que, más pronto que tarde, el expresidente de la región Ignacio González entre a trabajar en la institución. Ha solicitado el reingreso y si no recurre el puesto que se le ha asignado (hasta el momento no lo ha hecho), tendrá un sueldo anual de 54.000 euros, que podría aumentar en otros 4.000 euros si opta por trabajar dos tardes por semana hasta las cinco. Es más, si su futuro judicial no se lo impide, en el próximo mes podrá reclamar un puesto de mayor nivel, alcanzando los 90.000 euros.

Los políticos del consistorio han tenido ya unos días para digerir la incómoda noticia de que González, imputado y considerado cabecilla en el ‘caso Lezo’, vuelve como funcionario local después de haber solicitado el pasado 24 de julio su antiguo puesto. No se ha encontrado fórmula legal o administrativa para impedirlo.

González demuestra con su decisión una capacidad de adaptación a los nuevos tiempos. Y pragmatismo aun en los momentos complicados. Uno de los distintivos de la nueva política es tener una profesión a la que volver cuando los días de servicio público acaben. El expresidente madrileño se suma a esa corriente. Como ya hizo Mariano Rajoy al regresar a su puesto de registrador de la propiedad en Santa Pola (ya ha logrado el traslado a la capital), González ha pedido volver a ocupar su plaza de funcionario en el Ayuntamiento de Madrid, sin importarle si ahora lo regentan Carmena y Podemos, ese partido del que tantas pestes ha echado mientras su carrera política estaba vigente.

Así, 22 años después de pedir una excedencia y abandonar su cargo en el Consistorio para ocupar la subsecretaría de Educación en el ministerio que, por aquel entonces, dirigía la 'popular' Esperanza Aguirre, González solicitó este verano su reincorporación y a priori lo hará como consejero técnico en la Subdirección de Apoyo Jurídico, Incompatibilidades y Régimen Disciplinario.

Sin embargo, desde el día 19 de octubre, momento en el que el Ayuntamiento notificó oficialmente su nueva labor a González, el expresidente tiene un mes para empezar a trabajar o recurrir el puesto que le han dado, que pertenece al nivel 28 de la Administración pese a que él pertenecía al nivel 30, la categoría más alta.

201 días en la cárcel

La demora de tres meses por parte de la institución dirigida por Manuela Carmena para adjudicar el puesto se ha debido, según fuentes del Ayuntamiento, a la petición de información que hiciera el Consistorio al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional por si existiera algún tipo de inconveniente ante el reingreso de González. La respuesta que recibieron a mediados de septiembre dejaba claro que "no se ha adoptado, respecto al investigado Ignacio González Gonzáles, ninguna medida cautelar que le inhabilite o suspenda para el ejercicio de la función pública".

La petición del Ayuntamiento viene provocada por la situación de González como investigado por ser el presunto cerebro de la operación Lezo, una trama de corrupción surgida entorno al Canal de Isabel II y con la que González podría haberse llevado comisiones millonarias a cambio de la concesión de contratos públicos. Las sospechas que penden sobre el expresidente autonómico hicieron que en abril de 2017 fuera detenido y permaneciera 201 días en el centro penitenciario de Soto del Real hasta que pudo salir bajo fianza.

Atados de pies y manos

La reincorporación de González al Ayuntamiento de Madrid, a quien se le incautaron más de 5,4 millones de dólares, es algo que no ha sentado especialmente bien a las diferentes formaciones políticas. Fuentes del grupo municipal de Ciudadanos señalan que esperan "que pronto se haga justicia por los casos de corrupción y responda por sus ademanes". Sin embargo, todos los partidos coinciden en señalar que están atados de pies y manos en lo relativo a este asunto ya que González es un funcionario del Ayuntamiento que aprobó las oposiciones a técnico superior en 1984.

Merece especial atención la actitud del grupo popular que trata en todo momento de desmarcarse de la sombra de corrupción que planea sobre González. Los populares no han querido entrar a valorar un asunto que consideran compete al funcionario y han negado los rumores sobre el posible regreso de González al Ayuntamiento como asesor del PP madrileño.