Ir a contenido

Los liberales europeos expulsan al PDECat por la corrupción de CDC

El consejo extraordinario de ALDE confirma con una mayoría de dos tercios la salida inmediata de la formación catalana

Los nacionalistas catalanes denuncian que se ha impuesto el 'diktat' de Ciudadanos por su defensa del derecho de autodeterminación

Silvia Martinez

El líder de los liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt.

El líder de los liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt. / AP / OLIVIER MATTHYS

El PDeCAT ya no es miembro de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE). Tal y como estaba previsto, la formación ha aprobado este sábado la expulsión del partido catalán durante una reunión extraordinaria celebrada por el consejo de ALDE en Bruselas. Se consuma así la propuesta adoptada de forma unánime por la ejecutiva de la formación el pasado 26 septiembre, cuando recomendó la expulsión como castigo por los casos de corrupción que afectan a la antigua Convergència.

“Con una mayoría de dos tercios de los votos emitidos, el Consejo ha tomado la decisión de expulsar al PDeCAT del partido ALDE, con efecto inmediato”, señalan en un breve comunicado en el que subrayan que esta decisión no implica ningún posicionamiento sobre los asuntos políticos internos de España. Es más, el partido de los liberales asegura mantener su "puerta abierta" a cualquier movimiento político nuevo liberal y democrático de Catalunya, que quiera sumarse al partido en el futuro, y urge a "todos los actores políticos a comprometerse en un diálogo que permita una solución sostenible".

La formación catalana, adscrita a la familia liberal desde la entrada de España en la UE en 1986, ha enviado a la reunión a Pau Castellví, miembro del partido catalán y de las juventudes europeas de los liberales, en un último intento por demostrar que es un partido nuevo que ha dejado atrás a la antigua convergencia de Jordi Pujol. “Ha habido un intento de los representantes del PDeCat en el consejo de separarse de esa historia de corrupción pero la realidad es que como se ha discutido esa historia continua”, ha asegurado el vicepresidente de ALDE y miembro de la ejecutiva de Ciudadanos, Luis Garicano.

Recomendación de expulsión

Las explicaciones de los nacionalistas catalanes no han convencido a las más de veinte delegaciones –de 47 partidos de pleno derecho con que cuenta el partido- que han acudido al consejo por lo que la recomendación de la ejecutiva ha salido adelante. Dicha recomendación fue aprobada el pasado 26 de septiembre a raíz del resultado de la investigación sobre corrupción efectuada sobre Convergència Democrática de Catalunya, predecesora del PDeCAT en ALDE y socio fundador del mismo. En ella, ALDE concluía que la formación que lidera David Bonheví “está realizando actos que son contrarios al interés y los valores” de ALDE, que al hacerlo el partido nacionalista catalán no cumple con el reglamento interno de la formación liberal europeas y que su afiliación política ya no es compatible con los principios del Partido ALDE como se estipula en el art. 3 de los estatutos. 

Según ha confirmado Garicano, la recomendación de la ejecutiva ha recibido 84 votos a favor, 3 en contra -los dos votos del PDeCAT y uno de las juventudes de los liberales- y 5 abstenciones de representantes suecos y alemanes en una votación a mano alzada. “El consejo ha tenido una discusión sobre la cultura sistemática de corrupción de Convergencia y del PDeCAT” y “ha decidido de manera prácticamente unánime la expulsión”, ha explicado sobre una votación que da “una señal clara de que partidos como PDeCAT y esa cultura de corrupción y esa forma de trabajar no tienen cabida dentro de la familia liberal europea ni dentro de otros partidos europeos”. Para el responsable económico de la formación naranja, la expulsión muestra también el “hartazgo general de todo el partido y todo el mundo en Europa con el comportamiento poco fiable” del PDeCAT y confirma a C's como un partido creíble y fiable.

Congreso anual en Madrid

La decisión se produce a menos de quince días del Congreso anual de ALDE que tendrá lugar entre el 8 y 10 de noviembre en Madrid. El partido cierra filas y confirma así su apoyo total a la formación que lidera Albert Rivera dentro de su reorganización de cara a las elecciones de finales de mayo de 2019.

La expulsión del PDeCAT del partido político de ALDE no significa que el único eurodiputado de la formación catalana, Ramón Tremosa, vaya a dejar de ser miembro del grupo político en la Eurocámara donde comparte bancada con el PNV –miembro del Partido Demócrata Europeo- y Ciudadanos que obtuvo dos escaños en las pasadas elecciones que ocuparon Javier Nart y Juan Carlos Girauta, sustituido posteriormente por Carolina Punset, que anunció su intención de abandonar la formación naranja por discrepancias con C's y ha sido expulsada de la misma. Nart, que también ha acudido a la reunión de Bruselas, ha confirmado que no tienen intención de solicitar la expulsión de Tremosa del grupo parlamentario.

El PDeCAT denuncia el 'diktat' de C's

En un comunicado, la formación nacionalista catalana ha arremetido contra la formación naranja y ha denunciado que la decisión está "motivada por una campaña de acoso por parte de Ciudadanos, iniciada desde su ingreso en ALDE y motivada por el compromiso del PDeCAT con el derecho de autodeterminación de Catalunya, su independencia, los derechos humanos, la libertad de expresión y valores cívicos". El partido de Carles Puigdemont insiste en que es un partido nuevo, que no es responsable de los hechos de otros y que por eso no se marchó de motu propio del partido liberal europeo. "El PDeCAT no ha abandonado ALDE porque siempre ha valorado las acusaciones de injustas", aseguran en la misma nota en la que denuncian irregularidades en "el proceso de desafiliación" y su "situación de indefensión". 

"La ejecutiva de ALDE, instigado por Ciudadanos, ha comprado el relato sobre la corrupción como excusa porque no se podía permitir que se visualizase que acepta que es el castigo al PDeCAT por su postura política, perfectamente compatible con los principios liberales que en ningún caso niegan el derecho de autodeterminación. Los partidos que han participado en el consejo no se han atrevido a cuestionar el 'diktat' de Ciudadanos" y por eso "no se ha permitido el voto secreto", denuncian.