Ir a contenido

CRISIS INTERNA

Guerra total en los 'comuns'

Nuet reclama lealtad a Mena, que le acusa en un artículo en este diario de "usar el nombre de EUiA para legitimar pretensiones ajenas"

Todos los diputados, menos él y Alamany, mandan una carta a la Generalitat para cesar al coordinador parlamentario

Roger Pascual

Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet en la Casa Golferichs.

Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet en la Casa Golferichs. / ELISENDA PONS

El manifiesto de Sobiranistes ha supuesto el punto de inicio de la guerra total dentro de los 'comuns'. Horas antes de que se presentara, Jéssica Albiach decidía despedir como coordinador del grupo parlamentario a Marc Grau, autor del manifiesto y persona de confianza Elisenda Alamany (portavoz en el Parlament). Después de que Alamany mandara una carta a la Generalitat, bloqueando el cese al argumentar que no es válido sin su firma y que la decisión no fue votada, Joan Josep Nuet envió ayer una propuesta de acuerdo global a la dirección. La respuesta a ambos fue que seis de los ocho miembros de la coalición enviaron ayer otra misiva para ratificar el cese. "Esto puede acabar muy mal si las respuestas que se dan son de esta forma o decir que somos unos trepas", advierte Joan Josep Nuet. 

Nuet, la otra cara visible de los críticos con la dirección que ha tomado la confluencia de Ada Colau, ha respondido

"Esto puede acabar muy mal si las respuestas que se dan son de esta forma o decir que somos unos trepas", avisa Nuet 

este jueves con dureza a Joan Mena y el resto de cargos de EUiA (el partido que lidera Nuet) que le acusaban en un artículo en EL PERIÓDICO de "usar el nombre de EUiA para legitimar pretensiones ajenas" a la política de la formación. "Al puñado de compañeros que estuvieron en esta pomada del cambio de rumbo de los 'comuns' (...) y que han estado promovidos a tareas de dirección importantes que no fueron debatidas internamente [en referencia a Mena, elegido portavoz de Catalunya en Comú] les pido lealtad", ha reclamado Nuet en una entrevista en Ràdio 4 sobre el nuevo frente abierto en esta guerra. Mena, que es también portavoz de los 'comuns' en el Congreso, y los otros firmantes del artículo consideran "una irresponsabilidad poner en riesgo una herramienta de transformación tan potente como Catalunya en Comú". Este ataque público de Mena a Nuet llegaba el mismo día que el tuit airado de Gala Pin. La concejala de Colau consideraba que el sector que encabezan Alamany y Nuet actúa por "ego y trepismo". Este jueves se ha unido Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, al tildar la plataforma creada de "incomprensible y inaceptable en el fondo y en les formas que se plantea".

La tensión se masca en el Parlament, donde Alamany ha echado un pulso a Albiach. El martes remitió una carta a la Generalitat (quien paga al coordinador parlamentario) en la que atribuía la destitución de Grau a un "malentendido" y reclamaba que, al no haberse votado en el grupo y no contar con su firma, ese cese quedara sin efecto. Nuet había mandado este jueves una propuesta de acuerdo global para la reorganización del grupo a Albiach y a Susana Segovia, proponiendo que Grau dejara de ser coordinador y pasara a ser asesor, así como una fórmula sobre la gestión del presupuesto y el personal del grupo. La respuesta ha sido la carta firmada por todos los diputados de la coalición, menos Nuet y Alamany, para ratificar el despido. "Si me pareció mal que se le cesara de espaldas al grupo, me parece fatal y absurda esta respuesta a una propuesta de mediación", ha lamentado Nuet a este diario.

Alamany, como ya admitió en RAC-1, cree que su destitución está también sobre la mesa. Pero ni ella va a renunciar ni la dirección de los 'comuns' ha querido, hasta ahora, asumir el coste político de quitarle la portavocía.

Las turbulencias de Catalunya Sí que es Pot (donde Albano Dante Fachin amenazó con romper la coalición varias veces por sus pugnas de poder con Joan Coscubiela) empiezan a parecer una balsa de aceite al lado del 'tsunami' desatado en Catalunya en Comú Podem después de que Xavier Domènech tirara la toalla, agotado por intentar ser la tapa que evitara que saltara por los aires la olla a presión de un espacio en continua ebullición.