09 jul 2020

Ir a contenido

Control al Gobierno

Sánchez rechaza cualquier comparación entre Catalunya y Bosnia

El portavoz del PNV lamenta que el Gobierno tenga la "piel muy fina" y que le den "poco valor a la libertad de expresión"

Miguel Ángel Rodríguez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso / DAVID CASTRO

La retirada del estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes, André Hebbelink, por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez sigue dando de que hablar. La polémica se ha trasladado este miércoles al pleno del Congreso, donde Sánchez ha sido muy tajante al afirmar que las comparación de Hebbelink entre la situación en Catalunya y la guerra de los 90 en Bosnia es "inaceptable". Para el jefe del Gobierno la busqueda de similitudes entre estos dos hechos resulta " injusto con los bosnios, con loss que sufrieron los crímenes de guerra, con Catalunyaa y con España". 

El tema, que ha llegado al Parlamento de la mano del portavoz del PNV, Aitor Esteban, parace haber levantado ampollas, no solo en Bélgica, sino dentro de España. "Han tenido la piel muy fina en este caso y han dado poco valor a la libertad de expresión", le ha achacado Esteban que ha comparado la actitud del Gobierno español con la de Arabia Saudí. "Canadá criticó los derechos humanos en Arabia Saudí y Arabia Saudí le retiró el estatus diplomático al embajador canadiense", ha señalado el diputado vasco antes de subrayar que España debería estar "en otra liga".

Además, para Esteban, este gesto solo pone de manifiesto que el Gobierno quería darle un "sopapo" a Bélgica por ser "refugio de secesionistas" y han encontrado su víctima en Flandes. "Para darle un sopapo en la cara a Bélgica no hace falta dárselo a Flandes", le ha espetado antes de aconsejarle que la "grandeza se demuestra en la actitud con los pequeños".  

Sánchez, para darle más fuerza a su argumento, ha sacado a colación su paso por Bosnia en 1998, cuando trabajaba en la ONU, y ha aseverado que "fue testigo de la crisis de refugiados en Kosovo"  y de las consencuencias de la "limpieza étnica", algo que le impide mantenerse impasible ante esas comparaciones. Por ello ha insistido en la necesidad de defender "el buen nombre de España, su dignidad y el respeto mutuo". Pese a la adjudiciación de dicha afirmación a Hebbelink, el representante de Flandes negó haber dicho tal cosa.