Ir a contenido

TUIT A JUICIO

Absuelta la tuitera de Reus denunciada por amenazar y llamar "hijo de puta" a Llarena

La jueza la exculpa tras no poder acreditar la autoría de los tuits, que, además, no considera delictivos

El Periódico

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. / EFE / BALLESTEROS

El juzgado penal número 4 de Reus ha absuelto a una vecina de la ciudad denunciada por la Fiscalía Superior de Catalunya por amenazas al juez del Tribunal Supremo que instruye la causa por rebelión, Pablo Llarena, vertidas en la red social Twitter.

Según informa la Associació d'Advocats Voluntaris 1 d'Octubre, que se ha hecho cargo de la defensa de la tuitera, la jueza la ha absuelto al no quedar acreditada la autoría ni ser constitutivos de delito los tuits denunciados.

La fiscalía denunció a esta mujer, Cori S., de 50 años y sin antecedentes, por llamar "hijo de puta" al juez Llarena y por haber indicado dónde trabajaba su esposa y concluir con una amenaza en la que decía que "no podrían ir por la calle a partir de ahora".

Las capturas de pantalla han sido una prueba muy débil

En el juicio, el ministerio público pidió 18 meses de cárcel por un delito de amenazas o subsidiariamente de coacciones y 2.100 euros de multa por injurias, mientras que la defensa reclamó la libre absolución.

Según la sentencia, no ha quedado acreditado que la tuitera fuera la autora de los mensajes denunciados, ya que las capturas de pantalla aportadas son una prueba muy débil.

También se ha señalado que Cori es un nombre muy común en Reus, al ser un diminutivo de Misericordia, la patrona de la ciudad, por tanto la autora podría ser otra persona.

Además, la jueza ha señalado que "la expresión hijo de puta no es considerada grave, ni siquiera injuriante, si no va acompañada de otras expresiones vejatorias o denigrantes" que "no aparecen en el mensaje".

La magistrada también ha tenido en cuenta que la vecina de Reus vive a más de 100 kilómetros de la residencia veraniega de Pablo Llarena, que desconoce sus horarios y que el juez no se ha personado en la causa para dictar la sentencia absolutoria.