Ir a contenido

Los organismos de la república virtual

Puigdemont liderará, junto a Comín, la "internacionalización" del 'procés' desde un etéreo 'Consell de la República'

Torra presentará este martes el 'Fòrum Cívic i Social' para discutir sobre cómo abordar el debate sobre un "proceso constituyente"

Júlia Regué

Carles Puigdemont y Quim Torra, el pasado julio, en Waterloo.

Carles Puigdemont y Quim Torra, el pasado julio, en Waterloo. / AFP / NICOLAS MAETERLINCK

El independentismo busca acomodar a los 'exiliados' en el extranjero para encauzar la "internacionalización" del proceso soberanista y equilibrar su protagonismo con el del Govern y el de la ciudadanía movilizada, las tres esferas que el Ejecutivo considera necesarias para avanzar hacia la "república". El 'expresident' Carles Puigdemont reunió este lunes a representantes de JxCatPDECatERCAMIANC Òmnium Cultural para trasladarles su esbozo del Consell de la República, entidad que pretende legitimar su papel en el exterior y abrir un nuevo frente de proyección internacional desde Bélgica.

Trascendió apresuradamente que este organismo funcionará en el ámbito privado para esquivar eventuales impugnaciones y que no recibirá apoyo económico de la Generalitat. Su tarea se centrará en el asesoramiento, en la coordinación con entidades catalanas en el extranjero y tratará de representar en Europa las tesis del independentismo catalán. Unas etéreas funciones que deberían ser custodiadas, según el acuerdo de investidura entre JxCat y ERC, por una Assemblea de Representants per la República que aún no ha sido constituida y que deberá encontrarse como mínimo dos veces al año.

El 'exconseller' de Salut, Toni Comín, encargado de dirigir este consejo, apostó por que este espacio asuma las encomiendas que antes gestionaba el denominado 'Estado mayor' del 'procés' y que construya "unidad estratégica" en el mundo soberanista. Un objetivo de difícil cumplimiento porque la CUP dio un portazo a este tipo de espacios, ya que creen que no escapan de la "gesticulación". El argumento es compartido en parte de la bancada de ERC, que teme que se acabe tratando de un Govern en la sombra.

Para evitarlo, llaman a llenarlo de contenido para que no escape de sus encargos. El engranaje y las funciones del Consell de la República se darán a conocer públicamente el próximo 30 de octubre, y el 'president' Quim Torra ya bautizó el nuevo organismo de "pieza clave de la legislatura", y se mostró dispuesto a intensificar los contactos con los 'cupaires' para que acaben siendo parte de la república virtual. 

Mientras tanto, en Palau, Torra se esfuerza en forjar otra de las propuestas "republicanas" de su mandato: el Fòrum Cívic i Social per al Debat Constituent. El 'president' dará a conocer este martes el consejo asesor que se encargará de trazar las líneas que deberán dar forma a este nuevo espacio que pretende "promover el debate constituyente en Catalunya" para "sentar las bases de una futura constitución catalana".

Su fin es debatir el futuro de una Catalunya independiente con la ciudadanía, aunque desde la ANC y la CUP avisan de que no puede hablarse de "proceso constituyente" porque para ello debería "poner en marcha" la "ruptura". "No hablamos propiamente de un proceso constituyente, pero sí de un debate que está imaginando la república que viene y el país que soñamos", corrigió el ‘president’, ante sus advertencias. Este espacio sí dependerá directamente de la Conselleria de Presidència.

Parte del independentismo plantea, además, recuperar la Assemblea de Càrrecs Electesuna estructura que se ideó en el 2016 en las filas de la Associació de Municipis per la Independència (AMI) para que actúe en casos "excepcionales en defensa de las instituciones catalanas". La ANC presionó para que este instrumento invistiera simbólicamente a Puigdemont y, desde entonces, sigue latente.