Ir a contenido

CONTROL COMUNITARIO

Bruselas avisa de un posible desvío en los Presupuestos del 2019

La Comisión Europea da al Gobierno de Pedro Sánchez hasta el lunes 22 de octubre para que presente aclaraciones

El Ejecutivo niega que se haya acelerado la aprobación de tres nuevos impuestos para dar mayor credibilidad a las Cuentas

Silvia Martínez / Iolanda Mármol

Pedro Sánchez y Jean-Claude Juncker, en un encuentro en junio del 2018.

Pedro Sánchez y Jean-Claude Juncker, en un encuentro en junio del 2018. / ARIS OIKONOMOU (AFP)

El borrador de Presupuestos del 2019 remitido por el Gobierno de Pedro Sánchez a Bruselas no convence a la Comisión Europea que en la carta remitida este viernes a España advierte de que el proyecto aumenta el gasto público y corre el riesgo de incumplir el objetivo de déficit público. "En base a la limitada información que hemos recibido, no podemos excluir un riesgo de que pueda haber alguna desviación del esfuerzo requerido", señala la carta. El Gobierno español tiene de plazo hasta el lunes 22 de octubre para remitir a Bruselas sus explicaciones. Madrid ya ha confirmado que lo hará a tiempo.

Según la misiva, el proyecto presupuestario pactado por el Gobierno de Sánchez y Podemos no ofrece una fotografía completa sobre las medidas planeadas y faltan datos. "Sería importante ofrecer a la Comisión Europea toda la información necesaria sobre las medidas, especialmente sobre el impacto presupuestario, para facilitar nuestra evaluación", sostiene el texto firmado por el director general de asuntos económicos y financieros de la Comisión Europea, Marco Buti, y no por los comisarios Valdis Domvrovskis Pierre Moscovici, como es habitual. Una forma de diferenciar la carta remitida este pasado jueves al Gobierno italiano y la que han recibido este viernes España, Francia, Portugal, Bélgica y Eslovenia.

La Comisión Europea toma nota de que España proyecta un crecimiento nominal de los gastos públicos del 1,7%, lo que excede del incremento máximo del 0,6% recomendado por la UE, y pone en duda la reducción de la deuda. Además, el ajuste estructural planeado en 2019 asciende al 0,4% del PIB, "por debajo del 0,65% exigido en la recomendación del Consejo del 13 de junio". Bruselas también subraya que es consciente de que el proyecto no ha sido remitido al Congreso en paralelo y urge a España a enviar "lo antes posible una actualización" a la Comisión y al Eurogrupo si finalmente "hay diferencias sustanciales entre el plan presupuestario y el borrador".

Las aclaraciones, el lunes

El Ministerio de Economía y Hacienda ha confirmado que remitirá "la información adicional solicitada dentro del plazo fijado". Esa información incluirá el escenario presupuestario inercial a "políticas constantes" o el detalle de los tres anteproyectos de ley adoptados este viernes por el consejo de ministros: el impuesto a las transacciones financieras, el impuesto digital y el plan antifraude. Fuentes ministeriales han negado que se haya acelerado la aprobación al tener conocimiento de la carta y aseguran que la aprobación estaba prevista desde "hace semanas".

En todo caso, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha destacado la necesidad de "dar firmeza" a las medidas tributarias que sí están incluidas en el plan presupuestario remitido a Bruselas, y que no habían sido aprobadas, y para ello su aprobación este viernes "era muy importante". La Comisión Europea se muestra dispuesta, en cualquier caso, a seguir manteniendo "un diálogo constructivo" con España de cara a la evaluación final que llegará el 21 de noviembre.

Montero, como Pedro Sánchez el jueves, ha vuelto a quitar hierro a la advertencia formal y ha dicho que es "lógico" que la Comisión Europea pida a España el Presupuesto definitivo, que no fue remitido por "el retraso" que acumula, ya que el principio de acuerdo con Unidos Podemos se selló hace solo una semana. También le parece razonable que Bruselas solicite información de cómo se van a concretar los ingresos previstos y ha destacado el hecho de que la misiva la firme un alto funcionario y no un comisario. "Esto demuestra la diferencia en cuanto a la importancia y, sobre todo, que se trata de aportar cuestiones técnicas", opinó Montero.

Aval a las cuentas

En todo caso, el Gobierno ha vuelto a restar importancia a la misiva y niega que se trate de un tirón de orejas a Sánchez. "Entendemos que Bruselas dará el aval a estas cuentas", ha asegurado este viernes Montero. El propio presidente recordaba este jueves que también en ejercicios anteriores la Comisión Europea envió cartas pidiendo aclaraciones al equipo de Mariano Rajoy e insistió en que las autoridades de Bruselas le han transmitido personalmente durante su estancia en el Consejo Europeo esta semana un mensaje de "confianza" en los Presupuestos españoles, por lo que la solicitud de información adicional es una mera formalidad que no pone en jaque las Cuentas públicas.

Aún así, a nadie se le escapa que la petición para que Esaña aporte más detalles no es la mejor noticia que Sánchez podía llevarse de su estancia en Bruselas. La carta empaña el optimismo transmitido por el gabinete presidencial tras enviar el plan presupuestario el pasado lunes. Fuentes gubernamentales habían exhibido desde entonces su satisfacción por la acogida "positiva" de unas Cuentas elaboradas, defienden, desde la ortodoxia y el rigor. Ahora, Sánchez vuelve a Madrid no con un varapalo que ponga en riesgo los números para el 2019, pero sí con deberes pendientes. El Gobierno dice no estar en absoluto preocupado. Otra cosa es que la propia existencia de la carta proporcione munición a PP y Ciudadanos.