Ir a contenido

CAMBIO HISTÓRICO

El Congreso aprueba el derecho al voto de 100.000 discapacitados intelectuales

La Cámara baja da luz verde a una reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General que ha contado con el consenso de los partidos

Europa Press

 Francisco José Mora Navarro, discapacitado que recuperó su derecho al voto por vía judicial. 

 Francisco José Mora Navarro, discapacitado que recuperó su derecho al voto por vía judicial.  / JOSÉ LUIS ROCA

El Pleno del Congreso ha aprobado por unanimidad la reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) que permitirá el voto de las personas con discapacidad intelectual, una situación que afecta a más de 100.000 ciudadanos en España.

El texto completa así su tramitación en la Cámara baja y pasará ahora al Senado. Si en el proceso en la Cámara alta no se registran enmiendas para su modificación y consigue la mayoría de apoyos en el Pleno, pasaría directamente a ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y a su aplicación.

En España hay casi 100.000 ciudadanos privados del derecho de sufragio debido a que tienen algún tipo de discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo por el que se les ha incapacitado judicialmente, lo que lleva consigo la imposibilidad de votar y ser elegidos en sufragios.

La reforma, impulsada por la Asamblea de Madrid, ha contado con el consenso de todas las fuerzas políticas durante todo el proceso y sólo se ha descolgado EH Bildu --que se abstuvo en la votación de la ley en la Comisión Constitucional-- en la última parte de su tramitación, como consecuencia de una enmienda presentada por el PP y que, finalmente, ha sido incluida en el texto final.

Con los cambios ya realizados, la LOREG dejará de contar con los apartados c) y d), en los que se establece que "carecen de derecho de sufragio los declarados incapaces en virtud de sentencia judicial firme" y "los internados en un hospital psiquiátrico con autorización judicial".

Jueces liberados

Además, a iniciativa de los 'populares', ya no serán jueces y tribunales los responsables de pronunciarse al respecto de este procedimiento. El nuevo redactado determina que "toda persona podrá ejercer su derecho de sufragio activo, consciente, libre y voluntariamente, cualquiera que sea su forma de comunicarlo y con los medios de apoyo que requiera".

El texto final también cuenta con el apoyo del Comité Español de Representantes de las Personas con Discapacidad (CERMI), que también ha participado en la puesta en marcha de esta reforma.