Ir a contenido

El Gobierno achaca a la "debilidad" de Casado su maniobra en Bruselas

El líder del PP alega que quiere "prevenir" a los socios del riesgo de los Presupuestos de Sánchez

Iglesias visitará a Junqueras en prisión tras concertar una reunión por "cauces poco ortodoxos"

Iolanda Mármol / Miguel Ángel Rodríguez

Nadia Calviño, ministra de Economía.

Nadia Calviño, ministra de Economía. / JONATHAN BRADY (EFE)

Cuando este miércoles Pablo Casado pregunte a Pedro Sánchez en el Congreso si está en condiciones de presentar sus Presupuestos, estará a punto de subir a un avión hacia Bruselas, dispuesto a 'revelar' ante los conservadores europeos que las cuentas del presidente son el germen de la futura crisis económica en España. La maniobra del jefe del PP para hurgar en la credibilidad del Gobierno levantó este martes las críticas de los principales apoyos parlamentarios de Sánchez, que le acusaron de "deslealtad" y del propio Ejecutivo, que ve en la jugada de "falso patriota" la constatación de que Casado tiene un liderazgo "frágil".

La decisión de Casado no pareció causar sorpresa en la Moncloa. El equipo de Sánchez viene analizando al milímetro desde hace meses la pugna en el ala derecha del espectro electoral y concluye que el nuevo jefe del partido conservador está tan ocupado luchando por cada voto con Ciudadanos y Vox que ha abandonado su papel como líder presidenciable. "Es una deslealtad impropia de un partido de Gobierno", reprochó Sánchez desde Zaragoza.

"No es un líder duro, esto solo es achacable a su debilidad. Está en una carrera con Ciudadanos y Vox que le ha metido en el camarote de los hermanos Marx de la derecha", opinan fuentes gubernamentales.

Casado defiende su táctica de internacionalizar las críticas a Sánchez. Asegura que su intención es "prevenir" a los "socios" comunitarios que estas Cuentas abren "el camino para una nueva recesión" y denuncia que le acusen de "deslealtad". "No es que España sea un desastre. El Gobierno es un desastre y tiene a España hecha un desastre", aseguró este martes, informa Pilar Santos. La idea de denunciar en Bruselas los Presupuestos no fue una iniciativa fruto del impulso de Casado y no fue cuestionada por por los barones del PP, a los que el líder del partido reunió en la sede de Génova.

Más inversiones en Catalunya

Fuera de las filas conservadoras Casado solo se llevó reproches. "Menudo patriota, es una absoluta vergüenza", afeó el portavoz de los 'comuns' Josep Vendrell. Igual de duro fue el representante del PDECat, Carles Campuzano, quien le tachó de "desleal y antipatriota". Y el dardo lanzado con mayor ironía vino del PNV. "Él sabrá. Nos va a dar muchos días interesantes de gloria", señaló su portavoz Aitor Esteban.

Explicó el peneuvista que el Gobierno ni siquiera le ha llamado todavía para negociar. Pero aunque no hayan descolgado los teléfonos, sí hay nuevos gestos. Este martes el PSOE se comprometió en el Congreso ante el PDECat a agilizar las inversiones en Catalunya: obras del corredor del Mediterráneo y un contrato programa para Cercanías y media distancia, algo que interpretado como un nuevo intento del Gobierno por acercarse a los posconvergentes, que ponen obstáculos pero no parecen del todo cerrados a hablar. "Paso a paso" avanzarán as negociaciones vaticinó Sánchez.

Cita en Lledoners

En este escenario, Pablo Iglesias confirmó que se reunirá con el líder de ERC, Oriol Junqueras, en la prisión de Lledoners. Fuentes conocedoras de los detalles explicaron a este diario que el podemista pidió la cita a través de "cauces poco ortodoxos", informa Xabi Barrena. Las mismas voces indican que la reunión no se ha concebido para abordar exclusivamente unos Presupuestos que ERC se niega siquiera a estudiar si el Gobierno no hace antes un requerimiento público a la Fiscalía para que retire el delito de rebelión de los dirigentes presos e indican que se hablará de las cuentas como también de otras cuestiones.