Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL

Torra apela a la unidad mientras ERC reclama liderazgos compartidos y la CUP se desmarca

El 'president' apela al espíritu del 1-O, reivindica la "desobediencia" y reitera el ultimátum a Sánchez

Esquerra exige una estrategia conjunta y advierte de que se necesita "tiempo" para avanzar

Fidel Masreal

El President de la Generalitat, Quim Torra saliendo del pleno en el Parlament.

El President de la Generalitat, Quim Torra saliendo del pleno en el Parlament. / ALBERT BERTRAN

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, ha apelado este miércoles al espíritu del 1-O y del 27-O para intentar salvar la unidad del Govern y la legislatura. En la sesión de control -en la que la oposición le ha afeado la débil situación parlamentaria del independentismo y la CUP lo ha certificado desmarcándose de nuevo del Govern-, Torra ha pedido unidad y ha hecho autocrítica sobre las continuas discrepancias internas en el Ejecutivo catalán.

Torra ha dicho sentirse cercano a la calle ha asegurado que le duele "lo que ha pasado en el Parlament". Ante ello ha insistido en el mensaje del pasado viernes junto al vicepresidente Pere Aragonès: "Necesitamos concreción, enviar un mensaje claro, aquí estoy para que recuperemos el primero de octubre, la declaración política de independencia del 27-O y todos juntos adelante". Torra ha insistido: "Apelo a recuperar ese espíritu [del 1-O] que es doble: de defensa, de desobediencia y de resistencia, pero sobre todo de victoria, todos juntos".

ERC: "somos más débiles"

El 'president' ha escuchado cómo Sergi Sabrià, de ERC, le insistía en la necesidad urgente de una estrategia conjunta en el Govern. "Hoy somos un poco más débiles, sin mayoría, pero hemos de avanzar", ha reclamado Sabrià, que ha defendido un independentismo basado en las políticas sociales. "Esto va más allá de las proclamas de dignidad", ha apuntado en un mensaje de crítica interna. "Los grandes consensos de país nos han hecho avanzar, requieren tiempo y liderazgos compartidos", ha concluido. En cambio, en nombre de Junts per Catalunya, Albert Batet no ha incidido en ningún momento en la crisis independentista en su pregunta a Torra.

Por otra parte, la representante de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach ha propuesto a Torra un pacto a tres niveles, como planteó la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para que 'comuns', Govern independentista y socialistas se apoyen los respectivos presupuestos en la capital catalana, la Generalitat y el Gobierno del PSOE, poniendo condiciones a este último. Torra ha respondido con la voluntad de aprobar las cuentas del Govern con la CUP y los 'comuns' pero exigiendo a estos que se pronuncien sobre la cuestión de la autodeterminación, los "presos políticos y los exiliados". Respecto a la CUP, ha sido la formación anticapitalista la que de nuevo le ha dado la espalda al Govern al que, en palabras de Maria Sirvent, "acatando lo que dice el Estado, sigue consolidando recortes y privatizaciones, presenta presupuestos que hacen malvivir a la clase trabajadora", por lo que Sirvent ha concluido: "Con nuestro apoyo, no, 'president', con el apoyo de la CUP, no".

De nuevo ultimátum a Sánchez frente a Iceta

Y en su respuesta a los 'comuns', Torra ha vuelto a poner sobre la mesa el ultimátum a Sánchez para que acepte negociar el referéndum antes de noviembre, si bien ha dicho que la actitud de diálogo del Govern se mantendrá. "Necesitamos que Pedro Sánchez antes de noviembre haga un gesto y [diga] si hay un referéndum acordado sobre la mesa", ha planteado de nuevo el 'president'. Y en respuesta a Miquel Iceta, líder del PSC, que ha vuelto a plantear la vía del diálogo frente al "todo o nada", Torra ha advertido que "el crédito del presidente Sánchez se ha acabado". "Necesitamos una oferta ya encima de la mesa", ha afirmado Torra, antes de añadir que su temor es que el encuentro con Sánchez en la Moncloa el pasado julio "fue solo una foto".

Por su parte, Carlos Carrizosa, de Ciutadans, ha pronosticado que sin mayoría independentista, la legislatura seguirá adelante. "Puigdemont y sus fieles prefieren perder la mayoría en el Parlament a tener una legislatura normal, el juguete de Puigdemont se ha roto y ya no le sirve, usted va a apretar, si perden votaciones les va a dar lo mismo, y si les molestamos van a cerrar el Parlament, se les ha caído la careta de nacionalista radical y se han puesto la capucha de los CDR". En relación a los CDR, Torra ha dicho que no los va a criminalizar porque "tienen todo el derecho a seguir trabajando por su proyecto político".

Falta de recursos de los Mossos

Por otra parte, el 'conseller' de Interior, Miquel Buch, a preguntas del PSC sobre la situación del cuerpo de Mossos d'Esquadra, ha hecho autocrítica. "La situación de los recursos de los Mossos no está a la altura de su profesionalidad, estamos trabajando rápidamente para intentar resolverlo", ha admitido Buch, que por otra parte ha dicho estar dispuesto a hacer autocrítica por las actuaciones de los agentes el pasado 30 de septiembre y 1 de octubre en el centro de Barcelona y a las puertas del Parlament, respectivamente. Buch también ha acusado a Ciutadans -que ha formulado críticas a la actuación del Govern en relación a la policía autonómica- de usar a la policía para sus intereses políticos.

Por su parte, el 'vicepresident' del Govern, Pere Aragonès, ha denunciado "guerra sucia" del Estado por haber, según ha dicho, propiciado la fuga de depósitos de Catalunya tras el 1-O. Y ha reclamado que los responsables políticos al respecto respondan. "El artículo 2 de la Constitución pasa por delante de la estabildiad financiera, la división de poderes y el criterio democrático de las instituciones", ha afirmado.

Pagas extra, a negociar con el Estado

Por su parte, el 'conseller' de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, ha reconocido "la deuda pendiente" respecto a las pagas extra de los funcionarios del 2013 y 2014. "Para que sea posible tendremos que trabajar conjuntamente con el Gobierno del Estado para que la ley de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto nos lo permita, la semana que viene tengo una reunión bilateral con la ministra [Meritxell] Batet donde el primer punto del orden del día será este asunto", ha explicado.