Ir a contenido

Huelga de limpieza

Ratas, pulgas y mucha basura en comisarías de la Ertzaintza

Las trabajadoras de la limpieza paran reclamando ganar lo mismo que sus compañeros varones

Juan José Fernández

La basura se acumula en comisarías de la Ertzaintza de Guipúzcoa.

La basura se acumula en comisarías de la Ertzaintza de Guipúzcoa. / SiPE

Últimamente, a los bares de los alrededores de la comisaría de la Ertzaintza en Hernani (Guipúzcoa) los policías vascos no solo van a tomar café. Los agentes llevan ya una semana acudiendo para visitar el WC. No pueden hacer aguas menores ni mayores en los servicios de su centro de trabajo.

Lo relata una queja presentada este martes por el sindicato policial SiPE-Fepol al presidente del Comité de Seguridad y Salud Laboral del Departamento de Interior del Gobierno Vasco. La razón está en una huelga de las trabajadoras de la contrata de limpieza de las comisarías guipuzcoanas, que desempeña la firma vizcaina Garbialdi, adjudicataria también en los edificios judiciales y los centros de menores de la Diputación Foral.

Las limpiadoras (en este servicio casi todo el personal está formado por mujeres) llevan desde el verano denunciando la brecha salarial que les separa de sus compañeros varones, mayoritarios en el servicio de limpieza viaria de Guipúzcoa. Pero el diálogo está roto. Un paro que en principio se iba a prolongar del 16 de septiembre hasta el 3 de octubre ha sido extendido por los sindiatos ELA, LAB, UGT y ESK hasta, al menos, el día 16 de octubre.

Una cría de rata apareció en la comisaría de Durango la noche del pasado 8 de octubre. / SIPE

Mientras, en las comisarías de la Ertzaintza se "están produciendo situaciones de insalubridad (...) el hedor de los aseos está llegando hasta los propios vestuarios y los residuos ya no entran en los contenedores", dice la queja sindical.

Los ertzainas de Hernani no sufren solo los obligados paseos para ir al baño: en su vestuario, además, han aparecido pulgas. A 22 kilómetros de allí, en la comisaría de Tolosa, los ertzainas que estaban de guardia el pasado fin de semana declinaron hacerse la comida, pues los gusanos habían tomado la cocina.

También en Vizcaya

"No descartamos que se manifiesten enfermedades dermatológicas o de otro tipo entre los ertzainas", advierte Juan Carlos Sáenz, secretario de Organización del SiPE. Su central sindical baraja llevar el caso ante Osalat, la inspección vasca de Trabajo.

El problema de la higiene está presente también en las comisarías de la Ertzaintza en Vizcaya. En la de Sestao se registró el pasado verano la presencia de ratas, y los roedores han aparecido ahora en la Zona Fría (área de descarga de armamento) de la comisaría de Durango. Una culebra, depredador de estos animalillos, apareció también recientemente en la comisaría de Gernika.

Temas: Ertzaintza