Ir a contenido

DESDE MADRID

Tres presidentes patéticos

Mas, Puigdemont y Torra han sido depositados por los suyos en la "papelera de la historia"

El ultimátum a Sánchez y la incompetencia de la Generalitat refuerzan al presidente del Gobierno

José Antonio Zarzalejos

Artur Mas y Quim Torra flanquean un lazo amarillo en representación de Carles Puigdemont en un acto del PDECat.

Artur Mas y Quim Torra flanquean un lazo amarillo en representación de Carles Puigdemont en un acto del PDECat. / RICARD CUGAT

La fractura social en Catalunya y una economía herida son el balance provisional de un proceso soberanista que se prolonga ya seis años y que ha acreditado una voraz capacidad autodestructiva. Todo lo que era y significaba Catalunya hace poco más de un lustro se ha ido transformando de manera negativa y las excepcionales bondades que connotaban su convivencia forman parte del patrimonio triste de la nostalgia. Los fracasos del 'procés' se produjeron durante su desenvolvimiento en el 2017, pero ha sido en el primer aniversario de sus principales hitos cuando se ha demostrado la insensatez de la apuesta unilateral que ha cristalizado en un amplio sentimiento de frustración en Catalunya y de hartazgo en el resto de España.

En los últimos seis días, las instituciones catalanas en manos del secesionismo, y en particular el Parlamento, han colapsado y lo ha hecho también la supuesta mayoría independentista que solo es tal de forma precaria y nominal y que, con su inestimable colaboración personal, ha enviado a la "papelera de la historia" (expresión de Benet Salellas) al tercer presidente del proceso soberanista. El desplome de Quim Torra como máximo responsable de la Generalitat -aunque vicario de Carles Puigdemont- ha sido tan patético (o quizá un poco más) como el de Artur Mas en enero del 2016, o el de su sucesor durante la madrugada del 27 de octubre del 2017. Los tres presidentes han sido víctimas, además de sus propios errores, del "fuego amigo" disparado por la hostilidad interna de las distintas facciones del secesionismo.

La sombra de la traición

A Mas lo apuntilló la CUP después de las elecciones del 27 de septiembre del 2015, que resultaron fallidamente plebiscitarias como las anteriores del 2012 y las últimas del 2017 porque en ninguna de ellas el separatismo logró obtener más del 50% del voto popular aunque sí una precaria -por justa y heterogénea- mayoría parlamentaria. La caída y posterior fuga de Puigdemont estuvo a punto de evitarla el propio político gerundense pero se cernió sobre él la sombra de la traición al fraudulento 'procés' cuando quiso evitar el 155, convocar elecciones y restablecer un rumbo perdido. No pudo vencer el radicalismo de los suyos e hizo mutis por el foro en uno de los episodios más vergonzosos que recuerda la política europea de los últimos años. Como a Puigdemont no le dejaron espacio para la sensatez, el expresidente ha optado por incorporarse a la radicalidad.

Un responsable de la Generalitat a la fuga es tan patético como contemplar a un activista al frente de una institución secular que ha demostrado comportarse como un perfecto incompetente. No es cuestión de reiterar los despropósitos de Torra concentrados en apenas una semana: desde el aliento a los CDR para luego reprimirlos cuando pretendieron asaltar el Parlamento, hasta el ridículo ultimátum al presidente del Gobierno, pasando por las penosas cartas de auxilio a no se sabe cuántas autoridades internacionales.  Tal es el patetismo de las actitudes desconcertadas de Torra que ha recibido las arremetidas de significados intelectuales orgánicos del separatismo más conspicuo: desde Agustí Colomines a Jordi Graupera, pasando por otra media docena de icónicos representantes del 'procesismo' más radical. El tercer presidente que es depositado cuidadosamente en la "papelera de la historia".

Torra nunca fue el hombre para reconducir el fracasado proceso, pero cabía pensar que sería un político "bien mandado" y ha resultado ser un tipo imprevisible, sin carisma ni autoridad, ignorante de las reglas de la política, que ha desaprovechado con una banalidad fuera de toda lógica la oportunidad que le ha venido ofreciendo el Gobierno de Pedro Sánchez, a quien el independentismo llevó a la Moncloa con la exitosa moción de censura a Mariano Rajoy. El sentido que podía tener esa operación consistía en rectificar, en una parte, las posiciones del Gobierno central, y en otra, no menor, las de la Generalitat, para encontrar un terreno compartido que hiciese verosímil una salida de la crisis a medio plazo sobre la única base realista: el autogobierno estatutario pero nunca un referéndum inconstitucional. Se trataba de introducir a Catalunya en una fase posterior al independentismo en la que, republicanos y exconvergentes, sin renunciar a él como programa de máximos, impulsasen una normalización que rescatase el país de la inestabilidad sistémica y de un conflicto político y emocional corrosivo.

Autoinhabilitado

Torra se ha inhabilitado a sí mismo como interlocutor de Sánchez. No solo por el ultimátum absurdo que le ha lanzado, sino porque el presidente del Gobierno podrá razonablemente pensar que el actual responsable de la Generalitat carece de las mínimas habilidades políticas para tal interlocución y, sobre todo, de cualquier capacidad para ejecutar los acuerdos a que eventualmente pudiera llegar con él. El 'president', por lo demás, no ha reparado en que su comportamiento ha fortalecido al secretario general del PSOE porque le permite desmentir que haya asumido algún tipo de pacto espurio con los independentistas y mostrar su rostro más enérgico en el rechazo a sus pretendidas imposiciones.

Por si fuera poco, Sánchez no solo puede aguantar con los Presupuestos prorrogados y la congelación de la actividad legislativa en el Congreso, sino que dispone de un argumento adicional para mantenerse en la Moncloa: no puede ser que Torra, incapaz de gobernar su casa, resulte ser el que arrastre a España entera a un proceso electoral adelantado. Mientras esto ocurre, el resto de los ciudadanos no contemplan los acontecimientos con pánico, sino con perplejidad, que según Yuval Hariri "es más humilde y, por lo tanto, más perspicaz".