Ir a contenido

LA CRISIS CATALANA

Santi Vila: "Mis excompañeros de Govern no son presos políticos"

El 'exconseller' admite que están "injustamente encarcelados" pero defiende que "España no es Turquía"

El Periódico

El exconseller Santi Vila llegando a los juzgados de Huesca

El exconseller Santi Vila llegando a los juzgados de Huesca / JAVIER BLASCO (EFE)

El 'exconseller' Santi Vila ha asegurado en una entrevista que publica este domingo 'El Diario Vasco' que sus excompañeros del Govern que se encuentran en prisión preventiva "están injustamente encarcelados pero no son presos políticos". "Están acusados ​​de haber incumplido las leyes. España no es Turquía", apostilla.

Vila también justifica por qué no luce un lazo amarillo: "Es una muestra de afecto y de solidaridad hacia los políticos que sufren; tan cierto como que me incomoda que se manchen los espacios públicos, es una apropiación indebida". En este sentido, afirma que respeta a quien lo lleva, pero subraya también que para algunos sectores el lazo amarillo es un "símbolo agresivo" porque "supone aceptar que hay presos políticos en España".

Sin comunicación con Puigdemont

En la entrevista, el 'exconseller' también revela que hace casi un año que no habla con Carles Puigdemont: "La última vez que hablé con él fue el día de la DUI, el 27 de octubre, y yo estaba fuera del Govern desde el día anterior. Le deseé suerte en lo personal, pero en lo político ya veíamos las cosas muy diferentes", sostiene.

Vila asegura que vive la situación actual "con pena y tristeza" porque "apreciaba mucho" a Puigdemont. "Siendo honestos, hay que reconocer que la legislatura pasada fue un desastre", asevera antes de remachar que el 'procés' terminó el 1-O.

Con la mirada puesta en los últimos meses, el 'exconseller' reconoce que le sorprendió la elección de Quim Torra como presidente de la Generalitat, pero evita entrar en más detalles: "Prefiero reservarme la opinión". Y sobre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su propuesta de referéndum de autogobierno, arguye: "Entre autogobierno y autodeterminación hay una grieta por la que podemos pasar muchos soberanistas y solucionaríamos el problema. Si puedes organizar un referéndum para la mejora del autogobierno y la mayoría de los catalanes te lo aprueba, has matado el perro y la rabia", concluye.