Ir a contenido

Podem y 'comuns' en el laberinto

Alamany, portavoz parlamentaria, cuestionada por su cercanía con el soberanismo

La nueva líder podemista se muestra contraria a disolverse en la confluencia

Roger Pascual

Elisenda Alamany durante la sesión plenaria.

Elisenda Alamany durante la sesión plenaria. / ALBERT BERTRAN

Tras el cataclismo provocado por la dimisión de Xavier Domènech, 'comuns' y Podem se han adentrado otra vez en el siempre confuso laberinto de la izquierda alternativo. Un madeja de caminos, con no pocos callejones sin salida y sorpresas. La última ha sido en Podem Catalunya. La sucursal catalana había sido un terreno de arenas movedizas y de difícil control para Pablo Iglesias hasta que propuso a Domènech que presentara a las primarias para liderarlo. La idea era que el también líder de Catalunya en Comú llevara progresivamente a Podem hacia la confluencia. Un plan que se fue puso en 'stand by' tras la multidimisión de Domènech y que se ha complicado todavía más con el triunfo inesperado de Noelia Bail, nueva secretaria general de Podem Catalunya tras superar por tan solo 19 votos al candidato oficialista Jaume DurallLa que fuera secretaria de Feminismos y Coordinación Interna de Albano Dante Fachin no es partidaria de confluir y diluirse en la Catalunya en Comú, como había abogado Domènech. 

Mucho ha cambiado el horizonte de los 'comuns' desde aquella asamblea fundacional de hace un año y medio, en la que Podem fue el gran ausente tras la negativa de Fachin, su entonces secretario general. Aquel buque que aspiraba a ser el PSUC del siglo XXI se ha ido empequeñeciendo, lejos del sueño alimentado por la doble victoria en las elecciones generales, embarrancando tras sacar tres escaños menos que Catalunya Sí que Es Pot en las últimas catalanas. 

La nueva líder de Podem (la cuarta en tres años y medio) se remitió a la consulta interna del pasado noviembre, en la que las bases apostaron por ir en coalición a las elecciones del 21-D, para defender que esta tiene que ser la fórmula de relación con los 'comuns'. Y en sus primeras intervenciones Bail también se unió al 'fuego amigo' contra Elisenda Alamany, afeándole a la portavoz parlamentaria su cercanía con el soberanismo. "A nadie se le escapa que Elisenda Alamany tiene un posicionamiento diferente al del Podem y los 'comuns', y tendremos que ver cómo resolveremos", sentenció en TV3, sumándose a las críticas de los sectores de ICV que reivindican marcar distancias con el independentismo de cara a las municipales. 

Después de la marcha de Domènech, Alamany se ha quedado sin paraguas y, aunque Ada Colau la ratificó públicamente como portavoz, la realidad es que distintos sectores de los 'comuns' parecen querer moverle la silla para que desista, como si fuera la protagonista de la película 'Laberinto'. Tras elegir a Jéssica Albiach como nueva responsable del grupo, la dirección de Catalunya en Comú quiere reorganizar el resto de áreas. Marc Grau, actual coordinador del grupo y persona de estrecha confianza de Alamany, está desde hace tiempo siendo cuestionado por ICV y del entorno de Colau. 

La semana pasada Alamany presentó un documento que proponía que Grau dejara de ser el coordinador del grupo para pasar a ser el jefe de gabinete de la portavoz, que seguiría siendo Alamany. También que en las municipales del año que viene el ideario tendría que mantener el de programa electoral con el que la formación se presentó al 21-D, en clave soberanista y sin el golpe de timón que reclaman sectores de ICV. Pero no se dieron garantías por escrito y en la reunión de este martes del grupo parlamentario tampoco hubo avances. Los críticos con Grau piden su salida y que Alamany no sea la única que tenga control sobre los presupuestos del grupo. Este miércoles Joan Josep Nuet presentará un nuevo documento para intentar llegar a un acuerdo.

La situación vuelve a ser volcánica, con tics que recuerdan al tobogán de Catalunya Sí que Es Pot, con la diferencia de que si las voces rebeldes antes eran las de Podem (capitaneado por el siempre belicoso Fachin), ahora los versos sueltos son Nuet y Alamany, que ya quedaron fueron de la última ejecutiva de los 'comuns'.