24 sep 2020

Ir a contenido

RELANZAMIENTO DE RELACIONES

Pedro Sánchez irá en viaje oficial a Cuba "lo antes posible"

El presidente ha aceptado la invitación de Díaz-Canel en una bilateral en la ONU

Moncloa enmarca la visita en el relanzamiento de relaciones con Latinoamérica

Idoya Noain

Sánchez y Díaz-Canel planean la primera visita oficial a Cuba / BALLESTEROS (EFE) (EPRESS TV)

No hay fecha anunciada, pero el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, realizará un viaje oficial a Cuba "lo antes posible". Sánchez ha aceptado la invitación para la visita directamente del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante una reunión bilateral de media hora que han mantenido en Nueva York, donde los dos dirigentes participan estos días en el debate de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Según fuentes de la Moncloa, en el encuentro no se ha hablado de política "interna" cubana, aunque Sánchez se ha ofrecido a hacer de "abogado" ante la UE. El objetivo de ambos mandatarios es que antes del viaje se quiere "relanzar  la relación política" entre España y Cuba. Como fechas posibles se barajan el próximo noviembre (aprovechando el viaje a Guatemala por la Cumbre Iberoamericana) o el 500 aniversario de la fundación de La Habana en el 2019.

La visita de Sánchez será la primera oficial de un presidente español a la isla caribeña desde 1986, cuando la visitó Felipe González. Aunque en 1999 pisó también La Habana José María Aznar, lo hizo para participar en una Cumbre Iberoamericana que se celebraba allí, a la que también asistió el entonces rey Juan Carlos.

Aunque no hay detalles, como si los actuales monarcas acompañarán al presidente, fuentes de Moncloa han dicho que será “lo antes posible” y han destacado que lo importante es “la voluntad política” de organizar el viaje. “El Gobierno está relanzando la política exterior hacia Latinoamérica y sorprendería que Cuba quedara fuera”, han señalado esas fuentes.

Ya el domingo el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, explicaba que un viaje como el que ahora se anuncia de Sánchez tiene sentido no solo político sino también histórico y cultural.  “Es absolutamente atípico que no haya habido una visita de un presidente español a Cuba en los últimos treinta y pico años cuando por Cuba ha pasado todo el mundo”, dijo mencionando entre otros a Barack Obama cuando ocupaba la Casa Blanca, el viaje de François Hollande cuando presidía Francia o la visita del Papa Francisco.

Borrell planteó “¿para qué sirve esta incomunicación, cuando todo el mundo va; qué sentido tiene que nosotros que tenemos relaciones históricas culturales y humanas tan fuertes con esta isla no hayamos pasado por allí ni tengamos nada que decir ni nada que aportar?” Era un interrogante con un punto retórico. Pero Moncloa ya tenía la respuesta.