Ir a contenido

POLÉMICA CON LOS TÍTULOS

La jueza del máster de Casado expresa su disgusto con el fiscal

La magistrada se queja de que la fiscalía sugiera que abrió el caso sin indicios sólidos

Interroga a la subdirectora del Instituto de Derecho Público sin representante del ministerio público

Ángeles Vázquez

Pablo Casado, en una imagen del día 19, en los pasillos del Congreso.

Pablo Casado, en una imagen del día 19, en los pasillos del Congreso. / Mariscal (EFE)

A la jueza número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, no le ha gustado nada el informe de la fiscalía que propone al Tribunal Supremo no abrir una investigación penal contra el presidente del PP, Pablo Casado, por su máster. Y no tiene problema en dejarlo patente a través de providencias. El viernes, nada más conocerlo, preguntó al ministerio público en relación con las compañeras de máster del líder 'popular', que están imputadas por no ser aforadas. Y este lunes ha ido más allá y ha preguntado directamente por la causa en general, centrándose en lo hasta ahora ha mantenido el ministerio público respecto a quien era director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde.

La jueza dice que "para el correcto entendimiento de esta instructora" la fiscalía debe pronunciarse sobre "el carácter prospectivo y general de esta instrucción". Reproduce los argumentos del ministerio público en las distintas piezas del caso contra las alegaciones del principal imputado. A todos los recursos del catedrático la fiscalía respondió que "la prospección que se rechaza por la jurisprudencia es la que utiliza medios de investigación cuando no se persigue propiamente un delito en concreto, sino la búsqueda de potenciales acciones delictivas", lo que no es su caso.

Criterio incompatible

Sin embargo, Rodríguez-Medel considera que ese criterio es incompatible con lo afirmado por el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, en relación con Casado. El número dos de la carrera fiscal consideró que la magistrada se basaba en "meras sospechas y conjeturas" de un supuesto concierto entre el político y Álvarez Conde para abrir una investigación contra el primero que, en su opinión, sería "meramente prospectiva", por lo que se opone a su apertura. 

La providencia sorprende más porque la jueza no requerió el criterio fiscal para elevar la exposición motivada contra Casado o para abrir una pieza en relación con el máster de la exministra Carmen Montón. Ahora pregunta "si con el informe de Navajas se está ordenando un cambio de interpretación que tenga incidencia en la parte del procedimiento" que instruye.

Según Rodríguez-Medel, "se dan supuestos idénticos al que motivó elevar la exposición razonada de la pieza" relativa a Casado, "siendo el único elemento diferenciador el carácter aforado" que él tiene. Por ese motivo considera necesario "pedir expresamente a la fiscalía que ilustre a esta instructora sobre este particular a efectos de dictar las resoluciones oportunas". El viernes la magistrada ya preguntó al ministerio público sobre la imputación de las compañeras del máster del dirigente 'popular', pese a que una de ellas admitió que no tuvo que hacer nada para recibir el título.

Sin esperar a fiscalía

El desencuentro con el ministerio público se ha hecho patente en la comparecencia de la exsubdirectora del Instituto de Derecho Público Laura Nuño, que se realizó sin fiscal, porque la adscrita al caso informó de que se retrasaba por un atasco y la magistrada decidió no esperarla