Ir a contenido

EN EL CONGRESO

Aznar niega la 'caja b' en un agrio debate en el Congreso

"No tengo que pedir perdón de nada", afirma el exjefe del Ejecutivo sobre la corrupción del PP

Afea a Iglesias que le pregunte por la boda de su hija y le desea "lo mejor" a sus bebés prematuros

Pilar Santos

Manifiesta que no tiene por qué pedir perdón por los casos que han salpicado a los populares. / EUROPA PRESS VÍDEO

La comparecencia de José María Aznar este martes en el Congreso se convirtió en noticia más por las formas que por el fondo. Si la memoria es selectiva con los recuerdos, en este caso para muchos la actitud del expresidente confirmó la imagen guardada por algunos, la de una persona desafiante y muy segura de sí misma. El exjefe del Ejecutivo acudió a la comisión que investiga la presunta financiación ilegal del PP con ganas de hacer frente a las acusaciones de los portavoces. Sobre todo a las de Pablo Iglesias, al que le habló de sus hijos prematuros para no responder una pregunta sobre la boda de su hija, Ana Aznar, con Alejandro Agag. El convite ha sido investigado en los tribunales por la sospecha de que parte de los gastos fueran sufragados en parte por la Gürtel.

Aznar no aportó nada nuevo: no sabe nada de ninguna ‘caja b’ del PP, no vio sobres con dinero negro y, por no conocer, dijo que no conocía ni a Francisco Correa, el empresario y cabecilla de la red corrupta que incluso acudió al enlace de su primogénita.

"No existe una 'caja b' del PP, no existe una organización del PP para cometer actos delictivos", afirmó ante las preguntas de Rafael Simancas (PSOE). Pese a que la sentencia de la primera época de la Gürtel declaró probado que el partido ha tenido una "estructura financiera y contable paralela a la oficial" al menos desde 1989 (la misma sentencia que propició la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy), Aznar descartó saber nada de esa ‘caja b’.

No tengo que pedir perdón por nada y no voy a pedir perdón porque usted me lo diga precisamente. / ATLAS VÍDEO

En todo caso, y ante ulteriores fallos judiciales, el que fuera presidente del Gobierno (1996-2004) hizo tres matizaciones. Primero, se parapetó tras el argumento que usó Rajoy en la Audiencia Nacional: Aznar aseguró que se encargaba de "la política" y no de la "gestión económica" del PP. Segundo, no descartó que algunas personas del partido "se hayan situado fuera de la ley". Y, tercero, afirmó que nunca ha recibido ni ordenado ningún ingreso ilegal aunque admitió que pudo "haber ayudado" a personas que "sufrían los embates del terrorismo”.

Las bombas de Arabia Saudí

Aznar se mostró burlón desde los primeros minutos, cuando Simancas le propuso pedir perdón por la corrupción. "No tengo que pedir perdón por nada", le respondió antes de recordarle los ERE en Andalucía. En ese punto bromeó sobre las rectificaciones de Pedro Sánchez. “No venden bombas a Arabia Saudí. Venden proyectiles de alta precisión”, declaró. 

Aznar dice que se siente muy querido por su partido. / EUROPA PRESS

Simancas le replicó que le parecía inaceptable que un presidente que llevó al país a la guerra de Irak hablara así de bombas. Aznar respondió que España no tiró "bombas" porque "no participó" en el conflicto.

Gabriel Rufián (ERC) fue con una camiseta de José Couso, el cámara de T-5 asesinado por el Ejército de EEUU. “¿Tiene algo que decir a los padres de José Couso?”. El exlíder del PP no movió un músculo. No respondió. Fue uno de los pocos momentos en los que se mostró incómodo.

"No participó ni un soldado [en el conflicto] y usted apoya un Gobierno que vende mecanismos de alta precisión, supongo que les conviene para seguir intentando romper el orden constitucional", se defendió Aznar.

Bulla con Rufián

El exjefe del Ejecutivo intentó sacudirse cualquier pregunta de Rufián con la acusación de que es un “golpista”. “Golpista es su partido”, le espetó el catalán, que fue reprendido por el presidente de la comisión por interrumpir. “¿Tengo que aguantar que me llame golpista?”, siguió el republicano entre la bulla del PP.

Y si a Rufián trató de desacreditarle con ese argumento, a EH-Bildu le dijo que le parecía increíble responder cuestiones sobre dinero negro cuando es un partido heredero de Batasuna, "parte de ETA". 

Mikel Legarda (PNV) logró poner algo nervioso a Aznar con preguntas sobre cómo es posible que no conociera a Correa. “La gestión económica del PP le correspondía al tesorero”, subrayó en referencia a Álvaro Lapuerta, que ocupó ese cargo entre 1993 y 2008. Lapuerta tiene demencia senil y no está sentado en el banquillo.

Irán y Venezuela

Toni Cantó (Ciudadanos) confesó que le habría gustado ver a un Aznar “menos chulesco”, una actitud que mantuvo hasta el final de la comparecencia. Con Pablo Iglesias (Podemos) es con el que tuvo el cara a cara más agrio. Enseguida Aznar le sacó el supuesto dinero que Podemos ha recibido de Irán y Venezuela. Y cuando Iglesias le inquirió sobre los gastos de la boda de su hija, el exjefe del Ejecutivo le respondió que "es un peligro para la democracia" y le mostró su deseo de que espera que supere bien el momento familiar que está pasando, en referencia a los hijos prematuros que ha tenido con Irene Montoro. "Sobre los regalos de mi hija no voy a hacer ningún comentario. Yo le deseo en el terreno familiar lo mejor pero, si tiene alguna insinuación familiar, diga o mida mejor las palabras (…) Ni es un señor fiable ni es un señor que respete la verdad en absoluto", continuó. Iglesias no entró al trapo. 

Después de la intervención del diputado del PP, que se quejó de que se hubieran sacado asuntos diferentes al objeto de la comisión, se levantó la sesión. Aznar siguió con su tono irónico y al atender brevemente a los periodistas se despidió diciendo: "Me lo he pasado muy bien. Tengo ganas de volver y todo".